Borrell cede a las presiones y será candidato a las europeas por el PSOE

El ministro de Exteriores, Josep Borrell. / Foto: Efe/Vídeo: Virginia Carrasco

El ministro de Exteriores se había planteado concurrir a las generales por Barcelona pero los socialistas creen que optimizarán el voto con otro perfil

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, será finalmente el candidato del PSOE a las elecciones del próximo 26 de mayo al Parlamento Europeo. El jefe de la diplomacia española ha sido siempre la primera opción de Pedro Sánchez para ese puesto pero sus dudas a la hora de aceptar la tarea habían retrasado hasta ahora el anuncio de su designación. Tanto que este fin de semana se celebró en Madrid la convención del Partido Socialista Europeo (PES) sin cabeza de cartel español.

«Yo tengo un problema. A mí durante toda mi vida me ha gustado ser demasiadas cosas a la vez» josep Borrell

El pasado 14 de enero, Borrell, ya dio muestras de estar empezando a ceder en sus reticencias cuando, durante un desayuno informativo, evitó cerrar la puerta a volver a la Eurocámara, de la que fue presidente entre 2004 y 2007. «Yo tengo un problema -dijo- a mí durante toda mi vida me ha gustado ser demasiadas cosas a la vez». Entonces no se sabía aún que habría elecciones generales este 28 de abril y su disyuntiva era entre seguir siendo ministro o irse sin muchas garantías de ser nada más que un eurodiputado raso. Esto último también le ocurre ahora.

La decisión del jefe del Ejecutivo de adelantar los comicios abrió una nueva posibilidad. La dirección del PSOE se ha llegado a plantear que Borrell, bestia negra del independentismo, fuera el cabeza de lista del partido al Congreso por Barcelona, en lugar de la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, que ya concurrió en esa posición en 2016. Pero los socialistas aspiran ahora a captar el voto más pragmático del independentismo catalán en Cataluña y, con ese objetivo en mente, el perfil dialogante de Batet ofrece más seguridad que el beligerante de Borrell.

Ante ese escenario, encabezar la candidatura a Europa era la mejor opción de una figura que todo el partido considera valiosa.

Papel relevante en la esfera internacional

El actual ministro de Exteriores es uno de los representantes de los socialistas españoles que han desempeñado un papel relevante en la esfera internacional desde la entrada en 1986 en la Comunidad Económica Europea. Antes ejerció como uno de los ministros estrella en los últimos ejecutivos de Felipe González, al mando de la cartera de Obras Públicas de 1991 a 1996. Con anterioridad, Borrell, ingeniero aeronáutico, doctor en Ciencias Económicas y catedrático de Matemáticas Empresariales, desempeñó durante siete años la función de secretario de Estado de Hacienda.

Vídeo: Virginia Carrasco
La trayectoria política de Josep Borrell

La gran oportunidad le llegó tras la llegada al poder del PP en las elecciones generales de 1996. El PSOE optó por Joaquín Almunia como secretario general, pero las bases eligieron a Borrell como candidato a la Moncloa. La bicefalia socialista concluyó con un rotundo fracaso. Un año después, el popular José María Aznar alcanzó la mayoría absoluta.

Borrell trata de rebatir en Ginebra las «mentiras» del independentismo catalán

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha afirmado este martes en Ginebra que los independentistas catalanes han «mentido durante años» y ha tratado de desmontar algunos mitos, como que la Guerra Civil española enfrentó a Cataluña con una España franquista o que sea, también, franquista el Tribunal Supremo que juzga a los responsables del 'procés'.

«Un poco de piedad y de honestidad con la gente que sufrió el franquismo», ha subrayado el ministro, recordando que el dictador ordenó fusilamientos hasta poco antes de morir. «Bajo el franquismo, los que hoy están declarando ante el Tribunal Supremo no pasearían saludando a sus partidarios como estrellas de rock», ha advertido.

Pese a constatar --como Einstein, ha dicho-- que «desintegrar un prejuicio es más difícil que desintegrar un átomo», ha dedicado tiempo a rebatir lo que ha calificado de «mentiras» y manipulaciones« del independentismo ante las que, ha dicho, »nadie ha reaccionado para verificar si era verdadero o falso«.

El ministro, que ha acudido este miércoles al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, ha impartido después una conferencia en el Club de Prensa de Ginebra y durante una hora y media ha hablado de populismos y desinformación y, sobre todo, de Cataluña. Aunque hoy es el día en que se ha conocido que será el candidato del PSOE a las elecciones europeas, en sus palabras no ha habido la menor alusión a este asunto.

Se ha centrado en defender, ante un auditorio internacional, que la independencia de Cataluña tendría «costes muy elevados a corto plazo» y que la relación de Cataluña con el resto de España no es comparable con la que tenía Finlandia con Rusia, o con la antigua Yugoslavia.