Buch ensalza las actuaciones policiales en Cataluña

Buch ensalza las actuaciones policiales en Cataluña

El consejero de Interior avisa a las «minorías violentas» independentistas que la Policía será más contundente si optan por la vía de la confrontación

CRISTIAN REINO

El consejero de Interior, Miquel Buch, ha comparecido esta tarde en el Parlamento catalán para dar explicaciones sobre las actuaciones de los Mossos d'Esquadra los pasados 29 de septiembre y el 1 de octubre. Buch está en el ojo del huracán por las cargas policiales contra los CDR, excesivas según la CUP y los comunes, el día 29, tras la manifestación de Jusapol que los independentistas intentaron boicotear, y justo por todo lo contrario, el 1 de este mes, cuando un grupo radical intentó entrar a la fuerza a la Cámara catalana y la Policía catalana se vio desbordada por momentos.

Buch ha hecho una lectura alejada de la autocrítica y ha ensalzado las actuaciones policiales, que ha calificado de «excelentes», «proporcionales» e «imprescindibles» los dos días. «Se cumplieron los objetivos», ha afirmado en sede parlamentaria. «Se evitó que dos manifestaciones chocasen con resultado inquietante que ahora estaríamos lamentando», ha dicho sobre la actuación del 29-S, y se «garantizó que el día 1-O la gente pudiera manifestarse», ha señalado sobre la intervención el día que el secesionismo salió a la calle a conmemorar las cargas policiales del 1-O en 2017. La jornada acabó como el rosario de la Aurora con un grupo de manifestantes intentado asaltar el Parlament.

Buch ha negado que los Mossos estuvieran desbordados y que no tuvieran los efectivos adecuados a pesar de que los sindicatos policiales denunciaron falta de previsión. «Hizo falta menos de dos minutos para desalojar la puerta del Parlament», ha detallado. También ha apuntado que la Policía no disolvió la manifestación que se celebró de manera espontánea frente al Parlament porque no era su intención vulnerar el derecho a manifestarse de los activistas. Y que solo actuaron cuando la Policía constató que se traspasaron las líneas rojas. Buch ha hablado en las dos jornadas de grupos «radicales» «encapuchados», de «minorías violentas» que traspasaron las líneas del orden y que mostraron «beligerancia y agresividad» contra los mossos. A los secesionistas radicales, el consejero de Interior ha lanzado un aviso. «Si consolidan estas tácticas», los Mossos deberán hacer un «retorno a tácticas ya vividas» bajo la dirección «gobiernos de diferentes orientaciones«.

Una advertencia de que la Policía catalana puede volver a actuar con contundencia como en épocas pasadas, como el polémico desalojo de la acampada del 15-M, en 2011 cuando era consejero de Interior, Felip Puig. Buch ha admitido errores individuales en la actuación de algún agente durante las intervenciones y ha defendido el derecho de los manifestantes a llevar sus protestas a las puertas del Parlamento autonómico. «El 29-S y el 1-O se garantizó la libertad de expresión una vez más», ha defendido. «Todo el mundo debe poder decir lo que piensa», ha reivindicado. Y ha defendido al cuerpo de los Mossos d'Esquadra como policía «democrática y no politizada».

El consejero de Interior, en cambio, ha evitado toda referencia a la comparecencia que tiene ante el juez del TSJC como investigado en el caso del 1-O, acusado de un delito de desobediencia por su participación, cuando era presidente de la AMC, en la organización del referéndum.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos