Un año de cárcel para el mosso que grabó a 17 compañeras en el vestuario

Los mossos, en la escena de un crimen./Efe
Los mossos, en la escena de un crimen. / Efe

El agente ha sido condenado por 17 delitos consumados de descubrimiento y revelación de secretos y se le ha aplicado la atenuante de confesión, dado que admitió ante el tribunal haber instalado la cámara para grabar a sus compañeras

EFEBarcelona

La Audiencia de Barcelona ha condenado a un año de prisión y a otro de inhabilitación al agente de los Mossos d'Esquadra que grabó a 17 compañeras suyas mientras se cambiaban con una cámara que instaló en el vestuario de mujeres de la comisaría de Badalona (Barcelona).

En su sentencia, la sección quinta de la Audiencia de Barcelona condena al agente por 17 delitos consumados de descubrimiento y revelación de secretos y le ha aplicado la atenuante de confesión, dado que admitió ante el tribunal haber instalado la cámara para grabar a sus compañeras.

La sala ha rebajado la condena del agente hasta penas mínimas al aplicarle, además, las atenuantes de dilaciones indebidas, por la demora injustificada que ha sufrido el caso al tramitarse en los tribunales, y de reparación del año, puesto que indemnizó con 60.000 euros en total a cada una de las 17 agentes que grabó. La sentencia obliga al procesado a pagar una indemnización de 68.000 euros -4.000 por cada víctima- y condena a la Generalitat como responsable civil subsidiaria de esas compensaciones.

La acusación particular ejercida por las víctimas, que pedía veinte años de prisión para el mosso d'esquadra, está estudiando si recurrirá la sentencia, según ha apuntado el abogado que las representa, Albert Requena.

El condenado, Ivan P., reconoció ante el tribunal que lo juzgaba que entre diciembre de 2014 y julio de 2015 dejó en varias ocasiones una mochila con una cámara en su interior en el vestuario femenino de la comisaría de Badalona con el objetivo de filmar a sus compañeras mientras se ponían el uniforme o se duchaban.

El agente mostró su arrepentimiento ante el tribunal por unos hechos que, aseguró, le habían «avergonzado», pero lo justificó alegando que en la época en que sucedieron los hechos estaba atravesando «una situación personal complicada».

La mochila, con la cámara en el interior, fue encontrada en el vestuario femenino por varias de las víctimas y el procesado reconoció ser el autor de las grabaciones de forma inmediata. La Fiscalía pedía para que el procesado cuatro años de cárcel y una indemnización de 10.000 euros para cada una de las diecisiete perjudicadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos