Ciudadanos propone repartirse la Alcaldía de Madrid y el PP lo rechaza

Villacís y Martínez Almeida./Efe
Villacís y Martínez Almeida. / Efe

Los populares tildan de «ocurrencia» la oferta de los liberales para que gobierne dos años su candidata, Begoña Villacís, y otros dos José Luis Martínez-Almeida

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Ciudadanos ha tratado este jueves sin éxito de desencallar la negociación con el PP para apear a Manuela Carmena de la alcaldía de Madrid. La formación de Albert Rivera ha propuesto a los conservadores un 'pacto a la griega' en el Ayuntamiento de la capital. Esta fórmula consiste en repartirse el bastón municipal. Dos años lo ostentaría la liberal Begoña Villacís y los otros dos el popular José Luis Martínez Almeida.

El PP, no obstante, ha descartado esta posibilidad e insiste en que su cabeza de lista en las municipales ejerza como primer edil durante toda la legislatura. «No aceptamos», ha afirmado rotunda la dirección. Casado ya amenazó el miércoles a Ciudadanos. «O Almeida o Carmena», zanjó el líder de los populares.

La formación naranja sostiene que su oferta es «extremadamente generosa». El secretario general del grupo parlamentario, Miguel Gutiérrez, ha recordado al PP que su partido ha perdido 170.000 votos en la ciudad y ha obtenido el peor resultado de su historia, mientras que Ciudadanos ha subido. «No entendemos cómo la obsesión del señor Martínez-Almeida de sentarse en el Ayuntamiento de Madrid durante cuatro años puede echar por tierra en estos momentos un programa de gobierno que hemos negociado, y que ya le digo yo a ustedes qué es un buen programa para los madrileños», ha dicho.

Los populares rechazan esos argumentos y responden que su partido tiene una ventaja de 83.000 votos sobre los resultados electorales de Ciudadanos, y tildan de «ocurrencia» la pretensión de compartir la Alcaldía. «La semana pasado nos proponían cuatro años de Villacís. Ahora nos proponen dos. El día de mañana nos dirán que los días pares son para ellos y los impares para nosotros», ha asegurado la número dos de Almeida, Andrea Levy.

Sabor agridulce

Los equipos negociadores volvieron a verse esta mañana las caras después de que Martínez-Almeida enviase ayer una propuesta programática a Ciudadanos y a Vox, socio necesaro del baile, para pactar su investidura. El candidato del PP tomaba así las riendas de las negociaciones después de que el último encuentro entre las dos formaciones acabase con acusaciones cruzadas y la quiebra de la confianza que habían mantenido durante los cuatro años de oposición. «Me molestaría que una ambición personal frustrara el cambio», advirtió a sus futuros socios si persisten en sus pretensiones de que Villacís sea la próxima alcaldesa.

Los liberales tratarán de jugar esa baza hasta el final para arañar más poder en el reparto de concejalías y cargos de la Administración madrileña. En la dirección naranja insisten en que, ahora mismo, «todo está abierto». «Se ha logrado el cambio por el gran crecimiento de Ciudadanos. Así que hay que ser más humildes y llegar a acuerdos», subrayó ayer Albert Rivera en una entrevista en Telecinco.

En caso de no alcanzarse un pacto de aquí al sábado, día en que se constituye la nueva corporación municipal, Carmena retendría la alcaldía al haber sido su lista la más votada.