Toni Comín renuncia a delegar su voto

Toni Comín renuncia a delegar su voto

Si la Cámara catalana celebrara hoy la sesión de investidura de un nuevo presidente de la Generalitat, el independentismo no ganaría la votación

CRISTIAN REINOBARCELONA

Si la Cámara catalana celebrara hoy la sesión de investidura de un nuevo presidente de la Generalitat, el independentismo no ganaría la votación. La mayoría pírrica de la que goza el secesionismo, y que le permitió elegir a Quim Torra como jefe del Ejecutivo catalán el pasado 14 de mayo con la abstención de la CUP, está en el aire, después de que Toni Comín, exconsejero de Salud, renunciara este martes a delegar su voto desde Bruselas, a donde huyó junto a Carles Puigdemont y otros exconsejeros.

La justicia belga rechazó hace dos semanas la extradición del diputado de ERC por un error de forma. Esta decisión provocó que se le retiraran las medidas cautelares y en consecuencia volvió a tener la condición de huido de la justicia española. El Supremo permite delegar el voto a los diputados que están en prisión (Junqueras, Sánchez, Turull, Rull y Romeva), pero no ocurre los mismo con los que están fugados, que lo tienen prohibido por el Constitucional. Con la renuncia de Comín a ceder su voto, JxCat y ERC suman 65 escaños, tres menos que la mayoría absoluta y uno menos que la simple. Para aprobar los presupuestos, por ejemplo, las dos formaciones secesionistas necesitarían convencer a la CUP, extremo casi imposible a día de hoy. Lo mismo ocurre con cualquier otra votación. La decisión de Comín obligará además a Carles Puigdemont a seguir el mismo camino y renunciar a delegar su voto, si se rechazara la euroorden y se le levantaran las medidas cautelares.

Si Puigdemont tampoco puede prestar su voto, JxCat y ERC quedarían en 64 escaños, obligados nuevamente a depender de la CUP para sacar adelante las votaciones. Situación de máxima precariedad. Esta circunstancia llevaría a sus grupos a forzarles a renunciar a sus escaños. «Paso a paso», apuntaron fuentes de ERC, formación que tiene un problema con Comín, pues es el único exconsejero republicano que no ha seguido la consigna de Junqueras de no aceptar la propuesta de ser restituido en el cargo. En la formación republicano, en cualquier caso, ya hace tiempo que tiene ganas de retirar de la circulación al exconsejero. Esta situación podría cambiar en breve, en cuanto la Sala de Apelaciones del Alto Tribunal confirme el auto de procesamiento contra los líderes secesionistas. En ese caso, todos los que están presos y los huidos serían inhabilitados y perderían su condición de diputados. JxCat y ERC recuperarían los 66 escaños y la mayoría parlamentaria.

Más información:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos