La Audiencia condena a 'Txeroki' por el paquete bomba a una periodista de Antena 3

Juicio en la Audiencia Nacional a Garikoitz Aspiazu Rubina, 'Txeroki./Emilio Naranjo (Efe)
Juicio en la Audiencia Nacional a Garikoitz Aspiazu Rubina, 'Txeroki. / Emilio Naranjo (Efe)

Impone 18 años de prisión al exjefe militar de ETA por el intento de asesinato en 2002 de Marisa Guerrero, exdelegada de la cadena en el País Vasco

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

La Audiencia Nacional ha condenado a 18 años de prisión a Garikoitz Aspiazu Rubina, 'Txeroki', y al pago de 200.000 euros de indemnización por un delito se asesinato terrorista tras el envío de un paquete-bomba al domicilio de la periodista Marisa Guerrero en enero de 2002, que, por fortuna, fue desactivado por artificieros de la Ertzaintza.

La Sala de lo Penal considera que el exjefe militar de ETA formaba parte del comando 'K-Olaia' que trató de matar a Guerrero junto a otros dos condenados ya, Gorka Martínez e Idoia Mendizábal. La sentencia de la Sección Tercera relata que los terroristas enviaron un paquete con un explosivo al domicilio de la víctima en Leioa (Vizcaya) que simulaba ser de la asociación empresarial Confebask, «asumiendo voluntaria y conscientemente con ello el riesgo que para cualquiera otras personas residentes en dicho domicilio se derivara del contacto que tuviera con el paquete bomba».

El paquete fue recibido por la tarde del 17 de enero de 2002 al domicilio de la víctima, donde se encontraban su madre, la hermana y la hija de ésta, de 3 años entonces, quienes estuvieron en contacto con el explosivo. Fue la madre quien llamó a Marisa Guerrero para advertirle de sus sospechas y ésta les dijo que no lo tocaran hasta que llegaran los agentes.

El tribunal considera probado que el condenado Gorka Martínez, en su declaración policial tras ser detenido en 2004, confesó «libre y espontáneamente» que tuvo al menos dos citas con el miembro de ETA apodado «Arrano», alias también de 'Txeroki', comentándole éste la posibilidad de alquilar una vivienda en Amorebieta para llevar a cabo una campaña de atentados contra periodistas y responsables de medios de comunicación.

Asimismo, identificó a 'Txeroki' en un reconocimiento fotográfico, manifestó que no había jefe del comando y que las decisiones las tomaban entre todos. Bien es cierto, dice la sentencia, que Gorka Martínez señaló después que declaró bajo malos tratos, pero presentó una denuncia que fue archivada.

Temas

Eta, Cárcel
 

Fotos

Vídeos