Condenado a 15 meses por dejar morir a su madre enferma en Sevilla

La mujer padecía un cáncer de pecho en estado avanzado, vivía en una vivienda sin apenas luz y gran suciedad, y llegó a pesar 25 kilos

EFESevilla

La Audiencia de Sevilla ha condenado a quince meses de cárcel por un delito de homicidio por imprudencia grave a un hombre acusado de dejar morir en octubre del 2014 a su madre enferma de cáncer, tras el acuerdo alcanzado por el encausado con la Fiscalía, que pedía inicialmente catorce años de prisión.

El acusado iba a ser enjuiciado por un jurado popular a partir de este jueves, aunque la vista oral finalmente no se celebrará tras la conformidad alcanzada.

En función de este acuerdo, la Audiencia declara probado que el acusado convivía «esporádicamente» desde marzo del 2014 con su madre en una vivienda de Sevilla que «carecía de las condiciones mínimas de habitabilidad sin apenas fuentes de luz, gran suciedad en la cocina» y el baño «prácticamente inutilizado».

La madre del acusado padecía un cáncer de pecho «en estado avanzado» del que «por voluntad propia no se trataba», mientras que el condenado «apenas atendía a su madre pese a que fue conocedor del estado avanzado de su enfermedad, ni hacía nada para que recibiera una atención médica adecuada».

En julio del 2014, una persona no identificada llamó al teléfono del mayor del Ayuntamiento denunciando la situación en la que se encontraba la mujer, por lo que acudieron a la vivienda de forma responsables de los servicios sociales municipales que «pudieron comprobar la situación» de la mujer y «el grado de semiabandono» del piso.

Según expone la Audiencia, el acusado, «pese a que pudo ser consciente de la situación y de su obligación de actuar, con notoria negligencia nada hizo y de esta forma su madre se iba consumiendo día a día», tras lo que la mujer falleció el 6 de octubre del 2014, momento en el que «apenas pesaba 25 kilos, era de una delgadez extrema consecuencia de su falta de alimentación y era perfectamente visible la tumoración en su mama izquierda».

«De haber mediado una rápida y eficaz atención médica y si se le hubiera proporcionado una alimentación adecuada», la madre del acusado «podría haber salvado su vida», señala la Audiencia, que condena al inculpado a quince meses de prisión por un delito de homicidio por imprudencia grave.

El tribunal acuerda suspender la pena por dos años a condición de que no vuelva a delinquir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos