Condenado un yihadista que combatió en batallas «cruciales» en Siria

Ahmed Sam Sam./
Ahmed Sam Sam.

La Audiencia Nacional castiga con ocho años de prisión al danés Ahmed Samsam, detenido en Málaga y que defendió su colaboración con los servicios secretos nórdicos

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El ciudadano danés Ahmed Samsam, de 28 años, viajó en al menos tres ocasiones a Siria entre 2012 y 2014 para combatir al régimen del presidente Bachar al Assad. De padres sirios exiliados, con solo 22 años participó integrado en las denominadas 'Brigadas de la Creencia', uno de los grupos precursores del Daesh a partir de 2014, en batallas consideradas «cruciales» como la toma del aeropuerto de la ciudad de Raqqa en agosto de 2014. Allí se encontró con su hermano Hamza, que falleció acuchillado en Dinamarca en 2015 y a quien Ahmed consideraba un «mártir».

Con estos antecedentes, el hijo de Jihad y de Maha fue detenido el 30 de junio pasado en Estepona (Málaga), después de que la Guardia Civil, en colaboración con los servicios de información daneses, le hicieran un seguimiento desde su llegada a la Costa del Sol dos semanas antes. La policía nórdica había informado del potencial riesgo de Samsam para la seguridad nacional y de otro hermano que estaba de vacaciones, en teoría, junto a otras dos personas.

Los partes de seguimiento observaron una conducta «extraña y errática» de los objetivos: cambiaron cinco veces de hotel en dos semanas en un radio de 20 kilómetros, y llevaba una vida nocturna desenfrenada, «muy paralela y asimilable a la conducta de los terroristas del 11-S antes de los atentados». Ante la temeridad de que cometiera un atentado, ya que también se adentró en un barriada de Algeciras, 'La bajadilla', de imposible acceso para los agentes, se procedió a la intervención de sus teléfonos móviles por orden judicial. Una conversación mencionaba la posibilidad de hacerse con una partida de armas. Después se supo que subió un mes antes a su canal de Youtube un tutorial relativo al uso del subfusil checo 'Scorpion'.

Peritos

En las declaraciones policiales tras la detención, su hermano Mohammad Noor vino a confirmar la presencia de su hermano en Siria en grupos que combatían a Al Assad. Ahmed declaró que era el Ejército de Liberación Nacional, pero los peritos de la Guardia Civil concluyeron que se acercaba más a una corriente del Daesh, el grupo terrorista que defiende la instauración de un califato islámico.

Tampoco se creyeron que el ahora condenado a ocho años de prisión estuviera colaborando con los servicios secretos daneses, aunque él defendió ante el tribunal de la Audiencia Nacional que no nunca le abrieron una causa en su país por hechos relacionados con el terrorismo y que «contactaron» con él tras el segundo viaje.

En la sentencia conocida ahora, el tribunal ha considerado probado no solo la integración en el Daesh a partir del análisis documental y pericial de su teléfono móvil y de su actividad en redes sociales. También en actividades de financiación del terrorismo y apoyo logístico, facilitando información sobre disponibilidad y precios de drones y material de uso civil y militar a los denominados «combatientes extranjeros» en Siria e Irak.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos