La moción de censura contra Rajoy se debatirá el jueves y el viernes

Sánchez tiende la mano para un «gran acuerdo nacional de regeneración» | La Mesa de la Cámara baja ha admitido este lunes a trámite la iniciativa y los grupos parlamentarios tienen hasta el miércoles para presentar candidatos alternativos

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Pedro Sánchez volverá a someter su proyecto al escrutinio del Congreso esta semana. Tras hablar con el candidato socialista, la presidenta de la Cámara baja, Ana Pastor, ha decidido que el debate de la moción de censura se celebre el 31 de mayo y el 1 de junio, es decir, el jueves y el viernes a partir de las 9.00 horas. Así que en cuestión de siete días desde su entrada en el registro, la propuesta del PSOE habrá quedado resuelta.

Por la tarde, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha tendido la mano a todos los partidos que consideren «inaceptable» que Mariano Rajoy siga al frente del Gobierno para «construir un gran acuerdo nacional de regeneración» y abrir una «nueva etapa» con una «hoja de ruta clara: censura, estabilidad y elecciones». En su discurso ante el Comité Federal del PSOE, Sánchez ha vuelto a apelar a los 350 diputados del Congreso -«ni uno más ni uno menos», ha dicho- para que «sepan que lo que está en juego es la confianza de la ciudadanía en la política».

La incertidumbre, esta vez, no se alargará en el tiempo. Fuentes socialistas han confirmado las fechas después de que la Mesa del Congreso admitiera esta mañana a trámite la moción presentada por los 84 diputados del PSOE y que propone a Sánchez como aspirante a la Presidencia del Gobierno. Los grupos, explican fuentes parlamentarias, tienen ahora dos días por si quisieran impulsar sus propias iniciativas con candidatos alternativos.

De momento, para que esta moción prospere, el secretario general de los socialistas necesita que 176 diputados, la mayoría absoluta del Congreso, respalde el viernes su proyecto. Y, a tenor de las exigencias que han planteado los distintos grupos de la Cámara, el objetivo no parece sencillo de conseguir. Ciudadanos mantiene la necesidad de una moción instrumental que sirva para la convocatoria inmediata de elecciones, mientras el PSOE apuesta por gobernar un tiempo antes de abrir las urnas. En cuanto a los independentistas, el otro pilar en el que podría apoyarse Sánchez, Quim Torra ha condicionado su apoyo a abordar la libertad de los dirigentes secesionistas en prisión.

Del mismo modo, la portavoz de ERC, Malta Vilalta, ha dejado en el aire si el partido apoyará la moción de censura para que Pedro Sánchez sea el próximo presidente del Gobierno, y ha explicado que, antes de tomar una decisión, reunirá a sus órganos de dirección y consultará con el presidente del partido, Oriol Junqueras.

Mientras tanto, Rajoy ha dejado en suspenso su agenda, incluida la reunión prevista para mañana con Pablo Iglesias, y prepara ya su discurso para afrontar la segunda moción de censura de su actual mandato.

Se mantiene el pleno de la semana

Aun así, el presidente del Gobierno tendrá que asistir a la sesión de control de este miércoles en el Congreso. Ciudadanos, según el PP, ha impedido que el pleno ordinario se retrase a la próxima semana. Los liberales querían, además, plantear algunas modificaciones en sus preguntas al Ejecutivo. Esto, sin embargo, apunta Rafael Hernando, lo ha bloqueado el PSOE.

La presencia de Rajoy en el control permitirá a la oposición materializar durante toda la semana su ofensiva al Gobierno hasta que el viernes se vote la moción de censura promovida por los socialistas.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos