El PP irá al Constitucional para defender la capacidad de veto del Senado a la senda de déficit

Ignacio Cosidó. /Europa Press
Ignacio Cosidó. / Europa Press

«Lo que está en juego es la calidad de la democracia, y por ahí no vamos a pasar», ha dicho el portavoz del PP en la Cámara Alta en relación al acuerdo entre el Gobierno y Podemos para modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria

EFEMadrid

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, ha dicho hoy que su partido se opondrá rotundamente e irá si es necesario al Tribunal Constitucional para defender la capacidad de veto del Senado a la senda de estabilidad, porque «lo que está en juego es la calidad de la democracia, y por ahí no vamos a pasar».

En declaraciones a Antena 3, Cosidó se ha referido así al acuerdo alcanzado entre el Gobierno y Podemos para modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria y eliminar la capacidad del Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, de vetar la aprobación de la senda de consolidación fiscal propuesta por el Ejecutivo. «Es un peligro y supone una regresión democrática que limita la capacidad del Parlamento para controlar la acción del Ejecutivo», ha dicho Cosidó.

El portavoz del PP en la Cámara Alta se ha referido también a este asunto en su cuenta de Twitter para hacer hincapié en que el Senado «se ha convertido hoy en la principal garantía para la unidad de España y la defensa del orden constitucional». «Es evidente que independentistas y radicales aliados de @sanchezcastejon harán todo lo posible por acabar con él. Fracasarán», ha escrito.

También el senador del PP Javier Arenas ha salido en defensa del Senado tras el acuerdo del Gobierno con Podemos, que considera «el mayor ataque» contra esta cámara, y ha dicho en Twitter que a los socialistas «sólo les interesan las instituciones cuando tienen mayoría en ellas».

En la entrevista en Antena 3, Cosidó ha recalcado que «el mayor disparate del presidente Pedro Sánchez sería entregar la política económica de nuestro país a Podemos», porque sería «el camino más seguro para volver a la situación de quiebra que ya heredó el PP cuando llegó al Gobierno en el 2011». Ha criticado que el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, haya hablado de «una mayoría espuria del PP en el Senado».

«Esto me suena profundamente bolivariano. Nos opondremos con toda la intensidad política y la capacidad parlamentaria en el Congreso y en el Senado buscando la alianza de todos aquellos partidos que defienden la democracia parlamentaria y el control parlamentario sobre el Ejecutivo», ha añadido.

Cosidó ha recalcado, además, que Pedro Sánchez gobierne a base de «decretazos y de orillar la legitimidad democrática que reside en un Parlamento» y ha subrayado que «lo que diferencia a las democracias parlamentarias de los regímenes autoritarios es el papel del Parlamento en el control del Gobierno».

Casado acusa al PSOE y Podemos de «cargarse» la separación de poderes

El presidente del PP, Pablo Casado, pidió hoy al Gobierno que «deje de ser rehén de las políticas fracasadas de la izquierda radical» que defiende Podemos y acusó a ambos de querer «cargarse» la separación de poderes en España con «filibusterismo parlamentario». En declaraciones a la prensa durante la visita que realizó hoy a Mahón (Menorca), Casado acusó al Gobierno de ponerse «en manos» de Podemos y apostar por «aumentar el despilfarro» público, lo que en su opinión acabará elevando el paro.

«El Partido Socialista pone la economía en manos de aquellos que destrozaron la economía, por ejemplo, asesorando a Venezuela o apoyando las medidas en Grecia», afirmó el dirigente, quien apuntó que el PP votará de nuevo contra el techo de gasto y la senda de déficit por «irresponsable, insolidaria e innecesaria». Podemos acordó anoche con el Gobierno la modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para evitar que el Senado, con mayoría absoluta del PP, pueda vetar la aprobación de la senda de consolidación fiscal propuesta por el Ejecutivo.

La derogación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria era uno de los requisitos planteados por Unidos Podemos al Ejecutivo a cambio de su apoyo a la senda de estabilidad 2019-2021, algo a lo que se negó el Gobierno porque lo entendía como una ruptura con Bruselas. Ambos «quieren cargarse el reparto y separación de poderes en España; vulnerar la base democrática de contrapesos entre el poder ejecutivo y legislativo», denunció Casado, quien se preguntó «qué diría el PSOE si esto lo hace Trump en EE UU o Víctor Orban en Hungría».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos