España está «bien situada» en el ámbito de la ciberdefensa

El general de División Carlos E. Gómez López de Medina es el máximo responsable de la Ciberseguridad del Ejército./GIT
El general de División Carlos E. Gómez López de Medina es el máximo responsable de la Ciberseguridad del Ejército. / GIT

El general de División Carlos E. Gómez López de Medina, Jefe del Mando Conjunto de Ciberdefensa del Ejercito, insiste en que España está bien protegida ante posibles ciberataques

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

España mantiene un alto nivel de protección ante ciberataques. No lo dice el que suscribe, ni es un comentario de barra de bar, ni mucho menos. Quien lo asegura es el general de División Carlos E. Gómez López de Medina, Jefe del Mando Conjunto de Ciberdefensa del Ejercito, uno de los máximos responsables -y expertos- de la ciberdefensa en España, que insiste en que «estamos bien situados» en el ámbito internacional. Y eso no es fácil.

La irrupción del ciberespacio como medio de potenciales ataques ha sido uno de los factores más «disruptivos» de la historia de los conflictos armados

No en vano, la irrupción del ciberespacio como medio de potenciales ataques ha sido uno de los factores más «disruptivos» de la historia de los conflictos armados y la seguridad nacional. Y lo ha sido por varios factores. El primero, y quizá más paradigmático, pasa por el «abaratamiento» de los ataques. «Ahora, para obtener algún tipo de efecto, no hace falta una gran inversión, ni de medios ni de personal», sino simplemente conocimientos, un ordenador y acceso a internet. Gracias a ello, explica el general López de Medina, «estructuras relativamente poco dotadas desde el punto de vista económico pueden provocar un impacto enorme sobre organizaciones que son incomparables desde el punto de vista estructural».

Ejemplo de ello, sostiene, son los ataques -e intentos de ataque- sufridos por numerosas instituciones a lo largo de los últimos años, que en muchas ocasiones han partido de una organización muy pequeña, pero cuyos efectos han sido devastadores.

Aquí entra en juego otro de los grandes elementos disrruptores, ya que el abanico de potenciales atacantes es inmenso. «Exite una gran variedad de agentes, actores e intereses» que se han de tener en cuenta en todo momento. «Entre el delincuente de bajo nivel y los estados hay absolutamente de todo», explica, aunque en todo caso, el objetivo suele ser el mismo. «El mayor incentivo es el dinero o, en su defecto, el dinero y el poder que se obtiene de la información» a la que se accede.

A todo eso se le añade el componente geográfico. Un tanque, un misil o un caza tienen un radio de acción determinado, mayor o menor en cada caso, pero siempre limitado. En el ciberespacio no existen esas barreras y «podemos ser atacados desde Burgos o desde Australia». No importa el lugar.

Coordinación

Por eso, insiste es «fundamental» la «coordinación» con los aliados de la OTAN. «Si un aliado tiene una experiencia de algo que le está pasando, es esencial que avise», explica el general al tiempo que incide en que dicha coordinación «funciona». «No tenemos que tener ningún complejo» en esta materia, sino «todo lo contrario». Vamos, que «España está bien situada» en el ámbito internacional en este sentido.

En este sentido, el general López de Medina insiste en que las Fuerzas Armadas deben estar «preparadas». «Para funcionar de manera eficaz», todos los cuerpos deben «estar interconectados». Eso, añade, obliga a establecer protocolos de actuación y defensa transversal, ya que, en definitiva, «son un gran conglometarado de ordenadores que vuelan o navegan» y «si no se toman las medidas oportunas son vulnerables cibernéticamente».

Referente

Sea como fuere, el peligro está ahí. Eso bien lo saben, por ejemplo, multitud de empresas que en los últimos años han sufrido «virulentos ataques» con el objetivo de robar datos o prototipos. Unos ataques para los que «ahora se está mucho mejor defendido» gracias, en parte, a la experiencia acumulada en diferentes ámbitos, incluido el militar. De hecho, el Mando Conjunto de Ciberdefensa del Ejército juega un papel clave en este aspecto, toda vez que se alza como uno de los grandes referentes en la materia tras años de trabajo.

De hecho, entre el 24 y el 26 de mayo, el Mando Conjunto de Ciberdefensa del Ejército llevará a cabo en Madrid la tercera edición de las Jornadas de Ciberdefensa, que en esta ocasión se desarrollarán bajo el epígrafe 'Operaciones Especiales en el Extranjero'. Las jornadas, que están abiertas a la participación de todos los públicos, tienen por objeto mostrar a «los ciudadanos» la experiencia de las Fuerzas Armadas en la materia para mejorar los protocolos frente a potenciales ataques «desde el punto de vista operativo, estratégico y legal, que es extraordinariamente importante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos