Los exmiembros de la Mesa defienden ante el juez su «inviolabilidad parlamentaria»

Lluis Guinó, exmiembro de la Mesa del Parlament. / Foto: Efe | Vídeo: Atlas

Llarena les ha comunicado su procesamiento por incumplir de forma «tenaz y perseverante» las resoluciones del Constitucional

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

Cuatro antiguos miembros de la Mesa del Parlament de Cataluña procesados en la causa del 'procés' han comparecido esta mañana en el Tribunal Supremo. Acusados por un delito de desobediencia, que conlleva la inhabilitación de cargo público, Lluis María Corominas, Lluis Guinó, Anna Simó y Joan Josep Nuet han relatado al juez instructor Pablo Llarena que actuaron convencidos de que les protegía la «inviolabilidad parlamentaria» y que debatir cuestiones que pueden ser inconstitucionales en una Cámara representativa no es delictivo, según ha explicado Guinó a la salida y confirmado fuentes jurídicas.

Los cuatro comparecientes, además de Ramona Barrufet que lo ha hecho por videoconferencia por cuestiones de salud, fueron citados para comunicarles en personas su procesamiento. Todos los acusados han pedido la eliminación de las medidas cautelares, comparecencias judiciales y retirada del pasaporte, a la espera de resolverse los recursos contra el procesamiento dictado por el juez Llarena y que debe tramitar la Sala de Apelaciones.

Llarena ha comenzado con Corominas, que apenas ha estado diez minutos frente al magistrado y los representantes de la Fiscalía, la Abogacía del Estado, la acusación popular y las defensas. Le han seguido Guinó y Simó, que tampoco han permanecido más de cinco minutos en este trámite judicial, mientras que Nuet (de Catalunya Sí que es Pot) se ha extendido durante 45 minutos.

El juez les acusa de un delito de desobediencia por incumplir de forma «tenaz y perseverante» los requerimientos realizados por el Tribunal Constitucional para impedir la aprobación de las leyes del 'procés' que culminaron con la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) del pasado 27 de octubre.

Nuet ha declarado que no se siente ningún «delincuente», si no «representante del pueblo de Cataluña», y ha admitido que aunque «podemos evidentemente haber cometido errores ninguno merecen una persecución criminal».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos