UPN abre la puerta a facilitar la investidura de Sánchez

El Rey saluda al presidente de UPN, Javier Esparza. / Efe

Esparza asegura que su objetivo es evitar que el independentismo «sea decisivo»/ Compromís pide una reforma del sistema de financiación y el PRC inversiones en el AVE para respaldar al líder del PSOE

PAULA DE LAS HERAS y MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El líder de UPN, Javier Esparza, ha abierto hoy la puerta a que los dos diputados de su partido en el Congreso faciliten la investidura de Pedro Sánchez. Esparza ha defendido, tras reunirse en el Palacio de la Zarzuela con el Rey, que está dispuesto a «explorar acuerdos para que el independentismo no mande en España». El sí o la abstención de los foralistas navarros podría facilitar que el secretario general del PSOE obtenga la confianza de la Cámara baja sin tener que contar con el apoyo o la abstención de ERC o JxCat.

Esparza ha evitado en todo momento hablar de un acuerdo de reciprocidad o un cambio de cromos, pero lo cierto es que su ofrecimiento llega unos días después de que Sánchez vetara los intentos de la líder del partido en Navarra, María Chivite, de convertirse en presidenta de la comunidad con el apoyo de Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra. Ferraz argumentó que no quiere una fórmula en la que Bildu sea imprescindible y los números no dan si este partido como poco no se abstiene. El PSN siempre ha asegurado que sería, en todo caso, una abstención gratuita y no negociada pero, después de haber dado alas a esa opción la semana pasada, en la dirección federal aducen ahora que aun así, se haría descansar el ejecutivo sobre los herederos de Batasuna toda la legislatura.

El líder de UPN y candidato a la presidencia ha sido ya el cuarto representante político que ha pasado ya por Zarzuela, dentro de la ronda de contactos para la investidura. Antes de él lo han hecho el regionalista cántabro, José María Mazón, el portavoz de Compromís, Joan Baldoví y el de Equo, Juantxo López Uralde. Por la tarde será el turno de la diputada de Coalición Canaria Ana Oramas, la de Galicia en Común Yolanda Díaz, el líder de IU, Alberto Garzón y el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, ha condicionado este miércoles su voto favorable a la investidura de Pedro Sánchez a una reforma de la financiación autonómica. El actual modelo caducó hace cinco años, pero no ha habido desde entonces intentos serios para renovarlo. «Estamos dispuestos a facilitar la gobernabilidad de un Gobierno progresista pero al PSOE le faltan más de cincuenta diputados para llegar a

la mayoría necesaria, así pues es imprescindible que haya contactos con las fuerzas que pueden votar su investidura», ha explicado.

El diputado valenciano, que ha asegurado haber visto al Rey menos preocupado que en su estreno en 2015, ha insistido en que negociar una salida al problema de la financiación autonómica será una «línea roja» para su partido. Para ello quiere sobre la mesa el «compromiso» de Sánchez de elaborar un calendario para abordar esta reforma con fechas concretas. «Es de sentido común y es algo ineludible e irrenunciable», ha insistido.

El valenciano ha sido el segundo representante político del Congreso en reunirse este miércoles con el Rey dentro de la ronda de contactos preceptiva para que el jefe del Estado proponga a la Cámara un candidato a la presidencia del Gobierno. Tras él lo ha hecho el diputado de Equo, Juantxo López Uralde, que ha comunicado al monarcaque su formación sólo apoyará la investidura del líder socialista si acepta un gobierno de coalición con el grupo confederal. «Lo que le hemos planteado, en coherencia con la posición de nuestro grupo, es que apoyaríamos un gobierno de Sánchez siempre que seamos parte y estemos en coalición», ha aseverado.

Infraestructuras para Cantabria

El primero en reunirse con Felipe VI ha sido el diputado del Partido Regionalista de Cantabria, José María Mazón. El cántabro ha confirmado que aún no ha habido ninguna negociación con el PSOE para la investidura de Sánchez, que todo está aún muy verde. El respaldo de la formación liderada por el presidente cántabro en funciones, Miguel Ángel Revilla, se venía dando prácticamente por sentado, entre otras cosas, porque también es previsible una alianza en el ejecutivo de la comunidad autónoma. Mazón, sin embargo, ha advertido de que sólo ofrecerá su voto (él es el único diputado nacional del PRC) si Sánchez se compromete a cumplir con una serie de inversiones en la región.

La prioridad de los regionalistas sería que se adjudiquen los primeros tramos del AVE Palencia-Santander y se ponga fin a lo que, según ha argumentado, viene siendo un «incumplimiento flagrante de varios gobiernos». Pero también consideran indispensable que se pague la a deuda pendiente de las obras del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. En todo caso, Mazón ha subrayado que su partido quiere contribuir a la gobernabilidad de España, aunque políticamente también ha exigido que no haya ni una «concesión» al independentismo.