El Gobierno ve margen para negociar subidas de impuestos a grandes empresas

Pablo Iglesias (i) habla con Pedro Sánchez./Andrea Comas (Reuters)
Pablo Iglesias (i) habla con Pedro Sánchez. / Andrea Comas (Reuters)

Podemos propone al Ejecutivo un paquete de medidas «anti-austeridad» a cambio de apoyar la senda de déficit en el Congreso

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Unidos Podemos ha puesto precio a su apoyo al Gobierno en el asunto más importante que deberá tramitar en el Congreso en el corto plazo. Para «siquiera plantearse la posibilidad» de aprobar la senda de estabilidad a la vuelta de vacaciones, el grupo parlamentario reclamó hoy al Ejecutivo de Pedro Sánchez una subida de impuestos a las rentas más altas y a las empresas y una renegociación con Bruselas que permita una mayor flexibilidad en el objetivo de déficit para 2019. Y, al menos en la primera parte de las exigencias, encontró cierta complicidad en Hacienda.

El Gobierno hizo ver que hay margen para la negociación que ya ha comenzado después de que en julio el Congreso tumbara los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el conjunto de las Administraciones. Entonces, sólo el PSOE y el PNV respaldaron la propuesta gubernamental, que suponía el primer paso para elaborar los Presupuestos Generales del Estado. La votación del pasado día 27 puso así en evidencia la fragilidad del Ejecutivo en la Cámara baja y le otorgó un mes de plazo para volver a intentarlo. También para alejar, por extensión, el fantasma de un adelanto electoral.

Si Sánchez quiere contar ahora con el respaldo de Podemos, la formación de Pablo Iglesias confía en que al menos se acepte una buena parte de sus demandas. Están recogidas en un documento de 17 páginas que el grupo parlamentario envió hoy al Gobierno bajo el título «Dejar atrás la austeridad. Propuestas para afrontar la senda de déficit». No son iniciativas muy novedosas. Algunas incluso coinciden con ideas avanzadas por el PSOE: crear un impuesto para la banca y promover una reforma del de Sociedades que establezca un suelo no deducible en el 15%.

En este terreno Podemos también plantea un tributo sobre las grandes fortunas y la eliminación de las sociedades de inversión de capital variable, las Sicav. En términos generales, el Gobierno cree que se puede «elevar la aportación tributaria de las grandes corporaciones y sectores que hoy se escapan del radar de Hacienda» sin «afectar a la clase media, pymes o autónomos».

Pero, a juzgar al menos por lo aseverado hasta ahora, lo que no parece es que el Ejecutivo vaya a pedir a Bruselas relajar el objetivo de déficit situado en el 1,8% del PIB para 2019. Reiteró hoy la necesidad de respetar los compromisos europeos y advirtió sobre lo que supone el «dogmatismo» de condicionar el apoyo en el Congreso a un incumplimiento de los mismos. Al fin y al cabo, si la propuesta no sale adelante, el Gobierno tendría que asumir la senda de déficit anterior, más restrictiva. Y esa es una de sus bazas en la negociación.

El paquete «anti-austeridad»

En las conversaciones con Podemos, en todo caso, habrá otras medidas sobre la mesa. El principal socio del Gobierno aspira a la eliminación de las deducciones fiscales de los planes de pensiones privados y al incremento del tipo marginal del IRPF en los tramos más altos. Además, para mejorar los ingresos de la Seguridad Social, aboga por anticipar la subida del salario mínimo interprofesional a 1.000 euros, potenciar la lucha contra el fraude en las cotizaciones o permitir que los autónomos contribuyan en relación con sus ingresos.

Del mismo modo, exige derogar la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera por dar prioridad al pago de la deuda sobre otras inversiones y por otorgar al Senado capacidad de veto en los objetivos de déficit. Y apuesta por dar oxígeno a los ayuntamientos con una interpretación más flexible de la regla de gasto a la que están sujetos. También pide una compensación «inmediata» por el cambio legal en el impuesto de la plusvalía.

De llegar a un acuerdo, este pacto podría abrir la puerta de otras formaciones. Entre ellas no se encuentra Ciudadanos. Su presidente, Albert Rivera, escribió en Twitter: «Cuando empezaba a haber cierto alivio para la clase media trabajadora, competición PSOE vs Podemos a ver quién sube más los impuestos».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos