La guía aficionada que enseñaba su pueblo deja de llevar turistas para evitar los 600.000€ de multa

Imagen del pueblo en Castellón, Vilafamés. /LP
Imagen del pueblo en Castellón, Vilafamés. / LP

«Me hice tarjetas diciendo que hacía visitas guiadas, pero nunca me lo he planteado como un negocio. El objetivo era dar a conocer el pueblo», afirma la vecina de Vilafamés

EFEVilafamés (Castellón)

Susana Meseguer, que se enfrenta a una sanción de entre 100.000 y 600.000 euros por enseñar Vilafamés al no contar con el título oficial que le acredita como guía turística, ha decidido dejar de hacerlo para evitar la multa, aunque defiende que lo hacía como afición y solo recibía propinas.

La mujer trabaja a través de la empresa emergente española GuruWalk, que ofrece en internet 'tours' basados en 'propinas' por todo el mundo, y ha recibido un requerimiento de la Dirección Territorial de Turismo de Castellón en el que se le explica el reglamento regulador de la actividad profesional de guía de turismo, que requiere una habilitación oficial por parte de la Generalitat.

El requerimiento explica que se ha constatado que la guía «realizaba visitas guiadas al municipio» y oferta en internet «servicios propios de la actividad profesional de guía de turismo de forma habitual en Vilafamés, Cabanes y Benlloch mediante precio». Le da diez días de plazo para acreditar que está habilitada como guía de turismo según establece la ley. Ejercer la actividad sin la habilitación está considerado como una «infracción muy grave», que será sancionada con multa desde 100.001 euros hasta 600.000, clausura del establecimiento o cese de la actividad o del servicio turístico.

«El asunto de la carta te deja tambaleando y la multa en sí también; lo que pasa es que, cuando lo lees en profundidad, te dicen que puedo eludirla si ceso en la actividad y es lo que he decidido hacer», explica Meseguer en declaraciones a EFE.

«Nunca me saqué mas de 50 o 60 euros al mes»

La citada Dirección Territorial de Turismo estudia ya las alegaciones presentadas por Meseguer y, aunque ésta argumenta que desconocía el deber de acreditarse como guía oficial, «el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento», según fuentes de la Generalitat. Tras recibir la carta desde la Dirección Territorial de Turismo de Castellón, tomó la decisión de no seguir enseñando el que ahora considera su pueblo, pues ella nació en Castellón. «Y me da mucha pena dejar de hacerlo porque lo he estado haciendo como 'hobby' y cuando me apetecía», apunta esta enamorada de este pequeño municipio de interior de 2.000 habitantes, integrante de la red de pueblos más bonitos de España.

«Me hice tarjetas diciendo que hacía visitas guiadas, pero nunca me lo he planteado como un negocio. El objetivo era dar a conocer el pueblo. Nunca me saqué más de 50 o 60 euros al mes», defiende para señalar que ahora se encuentra «tranquila» y centrada en sacar adelante su propio negocio de rutas turísticas con bicicletas eléctricas.

Respecto al origen de la denuncia, Meseguer no tiene claro cómo ha podido ocurrir: «Puede haber sido cualquiera o nadie; me dijeron que mi caso había salido cuando investigaban apartamentos turísticos ilegales». «Yo hablo de lo que conozco de la historia del pueblo, pero añado todo lo que he aprendido de lo que me han ido contando los vecinos de siempre y le doy un toque diferente», confiesa mientras recorre algunas de sus calles más pintorescas, como las del Pilar y del Mesón.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos