El sí a la independencia vuelve a repuntar en Cataluña

Quim Torra interviene, el pasado octubre, en un acto de la Crida Nacional./Efe
Quim Torra interviene, el pasado octubre, en un acto de la Crida Nacional. / Efe

ERC se dispara en las encuestas, JxCat se hunde y el 57% de los catalanes votaría hoy en contra de la Constitución

CRISTIAN REINOBarcelona

Oriol Junqueras se perfila como el principal líder del independentismo en detrimento de Carles Puigdemont, que pierde gas en la distancia de Waterloo. El último barómetro del CEO -el CIS catalán- concluye que si hoy se celebraran elecciones al Parlamento catalán, Esquerra Republicana se alzaría como la fuerza ganadora, por delante de Ciudadanos y Junts pero Catalunya (JxCat). Un año después de los comicios autonómicos convocados de manera excepcional por Mariano Rajoy, en virtud del 155, ERC está en disposición de arrebatar el primer puesto a Ciudadanos y de imponerse a JxCat en la pugna por la hegemonía del secesionismo. La formación republicana obtendría entre 36 y 38 escaños, cuando en diciembre del año pasado obtuvo 32.

JxCat, en cambio, se hundiría y pasaría de 34 diputados a 23 o 24, diez escaños menos que hace un año. El partido de Puigdemont, que aún está en fase de construcción para mutar en la Crida, se desinfla en beneficio de ERC y de la CUP, que registraría un aumento muy importante: de cuatro a 10-11 diputados. La encuesta del CEO se realizó entre el 22 y el 12 de octubre, justo después de que se hiciera público el escrito de acusación de la Fiscalía contra los líderes del 1-O. Ahí está una de las razones del hundimiento de los neoconvergentes. Oriol Junqueras, como principal afectado por las peticiones de penas (25 años de prisión) se consolida como el líder del secesionismo. Una tendencia que puede ir a más tras el juicio y las sentencias. La otra razón del desplome de JxCat está en los incumplimientos de esta formación. El principal reclamo de Puigdemont fue asegurar que si ganaba regresaría al Palau de la Generalitat como presidente. Nada de eso ha ocurrido. Tampoco se ha hecho efectiva la república y el voto de ERC y la CUP que el expresidente 'cogió prestado' estaría regresando a su lugar de origen.

Según el CEO, las fuerzas secesionistas obtendrían entre 69 y 73 escaños, frente a las 70 que tienen hoy, por lo que en principio su mayoría absoluta no peligra. No obstante, se empieza a vislumbrar una mayoría alternativa, como sería la de un nuevo tripartito de izquierdas entre ERC, PSC y Catalunya en Comú. Entre los tres podrían llegar a sumar 66-69 (la mayoría absoluta es 68), lo que dejaría en una posición más complicada a Puigdemont.

Caída de Cs

Ciudadanos podría perder entre seis y siete diputados de los 36 registrados en el 21-D y que le dieron la primera plaza en los comicios. El PSC se mantendría en los mismos términos (17-18), Catalunya en Comú aumentaría 4 escaños (12-13) y el PP podría dejarse uno o dos de los cuatro que tiene. Si las elecciones fueran al Congreso, Esquerra sería la primera fuerza, con 14-15 escaños. En 2016 obtuvo nueve. La formación ganadora en las generales en Cataluña hace cuatro años fue Catalunya en Comú, que de 12 pasaría a 10-11. El PDeCAT caería de 8 a 6 y el PSC se estabilizaría en 7-8. Ciudadanos, de 5 ascendería a 6-8. El PP se hundiría, al pasar de 6 a 1-2. En el Parlamento, las fuerzas secesionistas están en minoría en los que respecta a la representación catalana: 20-21 diputados de ERC y PDeCAT contra los 24-29 que sumarían los no independentistas.

La Cataluña dual sigue ahí. Y se mantiene también el eterno empate entre independentistas y no independentistas. Si hoy se celebrara un referéndum, el 47,2% de los catalanes votaría sí a la separación, frente al 43,2% que votaría en contra. En el sondeo anterior de julio de este año, esta diferencia de cuatro puntos era inferior a los dos puntos. La última vez que el no se situó por encima del sí fue en junio de 2017, hace año y medio. El apoyo a la independencia vuelve a crecer en Cataluña un año después de los hechos de octubre de 2017, en el que se celebró un referéndum ilegal sobre la independencia y la Cámara catalana declaró la secesión de manera unilateral.

La encuesta incorpora dos preguntas nuevas. Así, si volviera a celebrarse un referéndum para decidir sobre la actual Constitución española de 1978, el 57% de la población votaría contra la Carta Magna. Solo el 17,4% se posicionaría a favor, cuando en 1978 el 90% de la población avaló la Constitución, con un 67% de participación. Además, el 68% de los catalanes creen que el franquismo fue una etapa «negativa» para Cataluña. El 22% aprecia elementos positivos.

 

Fotos

Vídeos