Interior acerca a otros tres presos de ETA sin delitos de sangre

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante un acto en el Congreso de los Diputados./EFE
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante un acto en el Congreso de los Diputados. / EFE

Se trata de un exmiembro del comando de Navarra y dos exactivistas de la 'kale borroka'

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

De nuevo el mismo perfil. Miembros de ETA sin delitos de sangre y que pertenecen al grupo de noventa presos han pedido la progresión de grado, lo que, para el Ministerio del Interior, supone admitir la «legalidad penitenciaria». Instituciones Penitenciarias ha anunciado hoy el acercamiento de tres reclusos terroristas con ese perfil a centros más próximos al País Vasco y Navarra.

El primero de los internos es Iñaki Beaumont Echeberria, que ha sido llevado de Granada a Soria. Beamont Ingresó en prisión el 27 de noviembre de 2000 y cumple una condena de 18 años y 6 meses por colaboración con banda armada, tenencia ilícita de armas e intento de asesinato. Este preso pertenecía a un comando de 'legales' parcialmente desarticulado en Pamplona y que tenía órdenes de asesinar al ex concejal de UPN Miguel Angel Ruiz Langarica y que recopiló datos para atentar contra otros políticos de navarros.

Según informa Interior, este preso cumplió las tres cuartas partes de la condena en octubre de 2014 y ha sido la Junta de Tratamiento de la prisión granadina ha propuesto su traslado a un «centro próximo a su vinculación familiar».

El segundo es Jon López Gómez, traslado desde del Centro Penitenciario de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) a la prisión de Daroca (Zaragoza). Ingresó en prisión el 6 de julio de 2005 y cumple una condena de 17 años y un día por los delitos de estragos y lesiones. Fue detenido en Bélgica en 2014 tras ser condenado por la quema de un autobús en 1996 en el que resultó herido el conductor del vehículo. Según Interior, también ha admitido la legalidad penitenciaria y también ha cumplido las tres cuartas partes de su pena.

El último acercado es Sabin Mendizábal Plazaola, que ha sido llevado de Valladolid a Logroño. Ingresó en prisión el 8 de junio de 2015 y cumple condena de 4 años y 6 meses por un delito de daños relacionado con la violencia callejera. Fue arrestado en Francia en marzo 2015 después de huir tras ser arrestado por primera vez en 2006 por participar en un ataque en 2003 contra la sede del PP de Ermua (Vizcaya) por el que fue condenado en la Audiencia Nacional.

 

Fotos

Vídeos