Rull y Turull no saldrán de prisión para evitar que vuelvan a impulsar la república

Rull y Turull no saldrán de prisión para evitar que vuelvan a impulsar la república

Llarena sostiene que la promesa de Torra de trabajar por la independencia «potencia» el riesgo de reiteración delictiva

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Josep Rull y Jordi Turull no podrán tomar posesión de sus cargos como consejeros de Territorio y Sostenibilidad y Presidencia, respectivamente. Y ya no solo porque el Gobierno central mantenga congelados los nombramientos del Ejecutivo de Quim Torra. El juez del Supremo Pablo Llarena se negó a excarcelarles, aunque fuera de manera momentánea, para que pudieran jurar o prometer sus cargos, tal y como reclamaron el sábado los dos reclusos tras saber que Torra les había 'repescado' para su gabinete junto a los huidos Lluis Puig (Cultura) y Toni Comín (Sanidad). El magistrado, en esencia, sostiene que, al margen del riego de que se fuguen como han hecho otros de sus compañeros, empezando por el propio Carles Puigdemont, la salida a la calle de Rull y Turull solo serviría para volver a impulsar el proyecto secesionista de proclamar la república.

El argumento central de Llarena para dejar en sus celdas de la cárcel de Estremera a los dos exconsejeros es que el riesgo de reiteración delictiva no solo no ha disminuido sino que se ha «potenciado» a raíz de las declaraciones públicas del propio Torra. El riesgo de que vuelvan a la impulsar la secesión por la que han acabado en prisión «no sólo no se ha desvanecido o mitigado», sino que está más presente que nunca después de que el 'president' haya «exteriorizado su voluntad y determinación de impulsar la república independiente ilegalmente declarada».

El Supremo recuerda que ya el pasado 17 mayo, antes de que fueran designados para repetir como consejeros, el tribunal rechazó su pretensión de ser excarcelados. Y que desde entonces nada ha cambiado. En todo caso, su situación ha empeorado con las declaraciones de Torra.

Llarena rechaza de plano el argumento de los dos encarcelados de que el juez siempre podría volver a enviarles a prisión en el caso de que vuelvan a delinquir. El magistrado les recuerda que su participación en una nueva ofensiva independentista en contra de los principios constitucionales provocaría «relevantes e irreparables perjuicios colectivos».

El instructor denuncia la maniobra de los dos consejeros de ofrecer su vuelta a prisión como garantía en el caso de que ambos volvieran a participar en un plan para declarar la república. El Supremo afirma que su libertad no sería «reversible» si Turull y Rull huyen al extranjero.

Sobre este riesgo de fuga, el juez reproduce el argumento de la Sala de apelaciones en su auto del 17 de mayo: «No puede dejar de valorarse la estructura organizativa que los apoya, ni la consistencia económica de la misma, ni los contactos internacionales del grupo, elementos que han permitido a quienes ya se han fugado mantener una apariencia de vida normalizada fuera de España y de la residencia que hasta entonces era su domicilio habitual».

Desafío

Más allá de rebatir los argumentos de las defensas sobre las causas de la prisión preventiva (riesgo de fuga o reiteración delictiva), Llarena aprovecha su auto para recordar la envergadura del desafío al Estado de Derecho que supuso la intentona secesionista del pasado otoño en Cataluña y en la que participaron activamente Rull y Turull como miembros del Gobierno de Puigdemont. «Determinados partidos políticos secesionistas desplegaron su capacidad política para, desde su mayoría de escaños en el Parlamento, designar un presidente del Gobierno de la Generalidad de Cataluña que ejecutara las iniciativas legislativas de fragmentación territorial impulsadas desde el Parlamento, por más que estás hubieran sido declaradas contrarias a nuestra Norma Suprema y hubieran sido anuladas por el Tribunal Constitucional, así como para que el Gobierno autonómico condujera su actividad con esa misma orientación», explica en su resolución el instructor.

La decisión de mantener a Rull y Turull en la cárcel no fue la única que tomaron este martes los tribunales. El Constitucional rechazó dejar en libertad al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras y al expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez en tanto resuelve sobre el fondo de sus recursos de amparo contra las prisiones preventivas ordenadas por el Tribunal Supremo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos