Un mes y medio de negociación atascada

Un mes y medio de negociación atascada

Iglesias insiste en el Gobierno de coalición, una vía que Sánchez da por enterrada

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

A quince días de que venza el plazo para evitarlo, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez avanzan con paso firme hacia la repetición electoral. El líder de Unidas Podemos continúa atrincherado en la coalición como única fórmula de entendimiento con el PSOE, mientras el socialista se aferra a su programa progresista para llegar a un acuerdo que a día de hoy no se vislumbra.

25 de julio. Investidura fallida

Unidas Podemos presenta una contrapropuesta tres horas antes de la votación de investidura. Sánchez la rechaza y no logra la confianza del Congreso. La segunda vez en tres años.

26 de julio. Vuelta a la casilla de salida

El Gobierno de coalición deja de existir para el PSOE. «Esa vía no ha funcionado, toca explorar otras», anuncia la vicepresidenta Carmen Calvo, que responsabiliza de lo ocurrido a Iglesias. También IU pide al líder morado que entierre la coalición y firme con el PSOE un acuerdo programático. El Rey comunica que dejará pasar agosto antes de citar de nuevo a los líderes.

29 de julio. Sin voluntad de pactar

La dirección de Unidas Podemos sostiene que las fallidas negociaciones no fueron más que un teatro del PSOE para poder negociar con PP y Ciudadanos. E insiste en que la única forma válida es la de un Ejecutivo de coalición, pese a que cada vez son más las voces internas que abogan por un acuerdo programático. También los Anticapitalistas defienden pactar un ambicioso paquete de medidas progresistas para toda la legislatura.

31 de julio. La complicidad de los colectivos

En una carta a la militancia, Sánchez anuncia que empezará una serie de reuniones con distintos colectivos sociales de la izquierda a los que pedirá que colaboren en la creación de un «espacio común para alcanzar un Gobierno progresista» en solitario. Una fórmula con la que pretende arrastrar a Podemos a que apoye su investidura previa firma de un acuerdo programático.

4 de agosto. Llamamiento del Rey

Felipe VI hace un llamamiento a las fuerzas políticas para que traten de buscar un entendimiento que evite a los ciudadanos volver a pasar por las urnas y acabe con la situación de interinidad. «Lo mejor es encontrar una solución antes de ir a otras elecciones», asevera.

7 de agosto. Desconfianza «recíproca»

Sánchez aleja cualquier posible coalición con Iglesias. Tras despachar con el Rey en Mallorca da esa vía por cerrada porque, en su opinión, entre las dos formaciones se ha instalado una desconfianza «recíproca» y porque existen ideas «completamente distintas» de gobierno que son difíciles de conciliar.

10 de agosto. Sin prisas

El presidente inicia sus vacaciones y posterga «hasta finales de agosto o principios de septiembre» los contactos para amarrar los 176 apoyos que necesita. En su ausencia, la crisis del Open Arms tensiona más las relaciones con los morados.

20 de agosto. Iglesias mueve ficha

Podemos envía una propuesta al PSOE en la que aboga por retomar las negociaciones en el punto en el que se rompieron el 25 de julio. Los socialistas insisten en que la coalición es «inviable» e invitan a los morados a explorar otras fórmulas.

23 de agosto. Apurando los plazos

Sánchez continúa sus reuniones con colectivos y retrasa hasta septiembre los contactos políticos. Podemos le recuerda que la falta de tiempo ya impidió en julio un acuerdo que estuvo cercano.

3 de septiembre. Si no socios, aliados

El presidente en funciones ofrece a Iglesias puestos en instituciones «relevantes» pero fuera del Gobierno y la creación de una oficina que controle el pacto.

5 de septiembre. Reunión sin avances

La primera reunión de los equipos negociadores tras la fracasada investidura constata el abismo entre las posiciones de PSOE y Podemos para pactar la çinvestidura de Sánchez.

MÁS INFORMACIÓN