Los mossos piden que no se dude de ellos de cara a los protestas del 21-D

Los sindicatos de los Mossos d'Esquadra y el colectivo MosSOS durante la rueda de prensa./Efe
Los sindicatos de los Mossos d'Esquadra y el colectivo MosSOS durante la rueda de prensa. / Efe

Los agentes aparcan el conflicto laboral, piden la dimisión de Buch e instan a los políticos a condenar y no a amparar a los violentos

CRISTIAN REINOBarcelona

Los mossos están hartos de que se dude de ellos. La herida que ha producido el 'procés' en el cuerpo autonómico sigue abierta, pero los agentes se reivindican. Se encuentran en pleno conflicto con la Generalitat por cuestiones salariales, una reclamación que se compagina con la sensación de que los dirigentes políticos llevan tiempo dejándoles a los pies de los caballos. Este martes los sindicatos de los Mossos aseguraron que actuarán con «exquisita profesionalidad» este jueves y viernes durante el operativo que rodeará al Consejo de Ministros en Barcelona.

La Policía catalana lleva en el ojo del huracán mucho tiempo. Hace un año se le achacó inhibirse en la operación del 1-O. Hace dos semanas, en cambio, desde el secesionismo se le acusó de cargar con excesiva dureza contra los CDR. El propio presidente de la Generalitat se puso del lado de los radicales al pedir a su consejero del Interior que hiciera rodar cabezas. «Que nadie dude que el día 21, el cuerpo estará a la altura», afirmó ayer la portavoz del sindicato policial Sap-Fepol.

Los agentes, en una comparecencia conjunta de todos lo representantes sindicales en el cuerpo autonómico, quisieron dejar claro que no tiene por que haber enfrentamientos entre los manifestantes y los policías, siempre y cuando las protestas sean pacíficas y nadie intente saltarse el cordón policial. En este sentido, hicieron una llamada a las fuerzas políticas a aislar a los violentos, condenar sus acciones y no amparar a los grupos que buscan reventar las protestas. Eso sí, señalaron que se deben a las órdenes que reciban de sus mandos.

Ahí residió una de las últimas polémicas, la de hace dos semanas, cuando los CDR cortaron la AP-7 durante 15 horas y los propios sindicatos policiales reconocieron que los Mossos no recibieron ninguna orden de desalojar a los manifestantes. La supuesta inacción del cuerpo llevó a PP y Ciudadanos a pedir al Gobierno la intervención de las competencias en seguridad a la Generalitat y el propio Ejecutivo de Pedro Sánchez lanzó un aviso en este sentido a Quim Torra.

Los sindicatos de los Mossos también advirtieron este martes al presidente de la Generalitat. Le acusaron de haber buscado el conflicto con los agentes y le emplazaron para negociar a partir del lunes. Pidieron la dimisión de Buch y aseguraron que la Consejería de Interior no les ha informado aún del dispositivo del 21-D, a pesar de que en torno a 8.000 mossos participarán en el mismo.

Más información