Podemos defiende demoler la cruz del Valle de los Caídos

Podemos defiende demoler la cruz del Valle de los Caídos

También pide al Gobierno que renegocie los acuerdos con el Vaticano para desacralizar el mausoleo franquista

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La idea de Unidos Podemos para reconvertir el Valle de los Caídos va mucho más allá de los planes del Gobierno de Pedro Sánchez. La formación de Pablo Iglesias, que este viernes presentó un documento en el que recoge sus propuestas, se suma a las voces que abogan por demoler la gran cruz que corona el mausoleo en el que están enterrados Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera, además de 33.000 muertos de ambos bandos durante la Guerra Civil. PNV y Esquerra también apuestan por el derribo, algo que el PSOE ni siquiera ha planteado hasta el momento. Los podemistas, en cualquier caso, reconocen que éste es un debate que aún está por cerrarse.

El documento de Podemos, bautizado 'Exhumar el franquismo. Recuperemos el Valle de Cuelgamuros para la democracia', defiende que el mausoleo sea desprovisto de toda la simbología fascista, tanto en su interior como en el exterior. También apunta que, una vez demolida la cruz, se podrá utilizar «su residuo gravoso» para construir otro monumento de dignificación y respeto a las víctimas.

Otra de las propuestas de la formación morada es la desacralización del Valle. Esto consiste en retirar a la Iglesia el control que posee sobre la basílica que mandó construir Franco en 1940. Para ello, Podemos reclama al Gobierno que revise los acuerdos internacionales de 1979 con el Vaticano. «Esto no conllevaría apartar y eliminar la simbología religiosa que se halla actualmente en el lugar, sino dar a Patrimonio Nacional un control total sobre el espacio», se matiza desde el partido de Iglesias.

Traslado de Franco

Podemos aplaude la decisión del Ejecutivo socialista de exhumar a Franco. No obstante, advierte de que debe llevarse a cabo bajo determinadas condiciones. La primera es que el traslado de los restos del dictador se haga a la luz del día y con taquígrafos, nada de ocultarse. Otra es que se garantice que el emplazamiento de la nueva tumba de Franco no se convierta en un lugar de peregrinaje para el fascismo. Como ejemplo se pone la tumba de Benito Mussolini en el municipio italiano de Predappio.

Los podemistas difieren con el Ejecutivo en el trato a Primo de Rivera. Para los socialistas es una víctima de la Guerra Civil -fue fusilado por el bando republicano- y por tanto puede permanecer en el Valle de los Caídos, aunque en un lugar no preeminente. La formación de Iglesias opina que, como el dictador, debe de ser trasladado fuera del recinto y a un lugar discreto.

Otro punto de discrepancia es el de la reconcialición. «Últimamente escuchamos demasiado palabras como concordia como coartada para no tocar el Valle, dejarlo como está y no abrir más heridas», apunta el documento respecto a posiciones como, por ejemplo, la de Ciudadanos, que aboga por hacer del lugar un cementerio nacional al estilo del estadounidense de Arlington. Podemos, en cambio, rechaza ese uso para un monumento erigido por un dictador y utilizado desde entonces para rendir culto a su figura. El partido de Iglesias Iglesias concluye que la única vía a la reconciliación pasa por garantizar el derecho a la justicia para las decenas de miles de personas que fueron represaliadas por el régimen de Franco.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos