Profesores de la URJC estudian demandar a la universidad por los perjuicios que están sufriendo por el caso máster

La jornada de huelga convocada por los estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). / EFE

Arranca la huelga convocada por los estudiantes contra la «mafia» en la Rey Juan Carlos y la «pérdida de prestigio» de la universidad

AGENCIASMadrid

Varios profesores de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) están estudiando interponer una demanda contra la propia universidad por «los perjuicios» que les está suponiendo en su prestigio académico la polémica del caso máster, han informado a Europa Press fuentes próximas al profesorado.

El caso máster ha destapado numerosas irregularidades cometidas presuntamente desde dentro del Instituto de Derecho Público (IDP), el organismo académico que dirigía Enrique Álvarez Conde. El catedrático de Derecho Constitucional está siendo investigado por la Justicia por falsedad, documental, prevaricación y malversación de fondos públicos.

En la causa están imputados muchos de los profesores que calificaron a la expresidenta regional Cristina Cifuentes. En el acta de su Trabajo de Fin de Máster aparecían las firmas de Cecilia Rosado, Clara Souto y Alicia López de los Mozos.

Tras estallar el caso, la Rey Juan Carlos acordó la extinción de este polémico instituto. El centro no tiene ningún tipo de actividad académica aunque se mantiene abierto a efectos de poder acceder a toda la documentación recogida en el instituto de cara a colaborar con todas aquellas solicitudes que requiera la Justicia.

Según las mismas fuentes, la denuncia de los profesores se basaría en las supuestas «irregularidades» en las actas de los Trabajos de Fin de Máster, tal y como consta en la causa del caso máster. Los docentes se quejan de los «perjuicios que tales irregularidades ha ocasionado al prestigio académico de esos profesores».

Jornada de huelga

Los estudiantes del campus de Vicálvaro de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) han comenzado pasadas las 10.30 horas a asentarse en la plaza Cervantes, donde se sitúa el aulario universitario, para asistir a todo lo que ocurra durante la jornada de huelga convocada por siete asociaciones estudiantiles.

Estas asociaciones llaman al paro ante la «pérdida de prestigio» de la universidad por el escándalo del caso máster en el que la Justicia mira con lupa las presuntas anomalías detectadas en los cursos de postgrados dirigidos por el catedrático Enrique Álvarez Conde en el Instituto de Derecho Público.

La Plaza de Cervantes, hervidero estudiantil de este campus, ha amanecido repleto de carteles de la convocatoria de huelga en los que aparece la imagen de la expresidenta de la Comunidad Cristina Cifuentes, la exministra Carmen Montón y el presidente del PP, Pablo Casado. Una gran lona ha sido desplegada en el acceso al aulario. «No solo es Cifuentes. Es el sistema», reza el texto. Se trata de la primera jornada de huelga desde que estalló la polémica del caso máster.

El alumnado exige la dimisión de Ramos y la limpieza de la universidad, ya que entienden que solo se ha hecho «un maquillaje» de cara a los medios de comunicación. Ayer mismo, el rector pedía «respeto» hacia la institución ante la aparición de pintadas, comprometiéndose a recuperar el prestigio que «nunca debió perder».

«No todos somos iguales»

Varios alumnos se han posicionado ya en la Plaza de Cervantes. Se agrupan en corrillos y comentan la situación. El resto del campus está vacío. Mónica, Fátima y Catalina están sentadas justo debajo de la estatua de Cervantes. Son estudiantes del Grado de Administración y Dirección de Empresas.

Hoy quieren defender sus derechos. «No todos somos iguales y no tenemos la culpa de lo que está pasando», ha afirmado Mónica, quien se ha quejado de que hay bancos incluso que no quieren contratar a gente que venga de la Rey Juan Carlos.

Los profesores les apoyan. De hecho, aseguran que estarán durante las concentraciones convocadas hoy a las 12.30 horas y a las 16.30 horas en este campus de Vicálvaro. Las alumnas critican que Ramos no haya tomado las medidas que tendría que haber tomado, dando «pie» a esta situación de desprestigio. «Podría dar la cara de otra manera», ha asegurado Catalina.

Sin embargo, Carlos y María prefieren ir a clase y estar atentos a lo que les imparte su profesor. No están de acuerdo con la huelga. Carlos le dice a su compañera; «venga que hay que ir a clase». Tras ello, afirma: «No tiene sentido pedir la dimisión de un rector que no estaba cuando pasó todo esto. Me parece una chorrada», ha concluido.

De hecho, en las redes sociales, también hay estudiantes que se han mostrado a favor de la universidad y bajo en el hashtag #YoSoyURJC han grabado vídeos y editado textos a favor de la institución y de su funcionamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos