El PSOE acusa a la presidenta del Congreso de inventar amenazas contra ella

Ana Pastor. /Efe
Ana Pastor. / Efe

Ana Pastor mantiene que se la trató de coaccionar para permitir que se retire el derecho de veto del Senado a la senda de déficit

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La decisión de la Mesa del Congreso de anular la enmienda que hubiera permitido al Gobierno saltarse el veto del Senado a la senda de déficit ha abierto una guerra sin precedentes entre la presidenta de la Cámara baja y el Grupo Socialista.

Ana Pastor ya acusó el lunes a los socialistas de haberla amenazado para que permitiera que su propuesta siguiera adelante. Este martes abundó en la misma idea. La presidenta, tercera autoridad del Estado, insistió en que desde el Ejecutivo se la trató de coaccionar bajo riesgo de promover una reprobación contra ella.

En las filas del PSOE se negó la mayor. Incluso se instó a Pastor a identificar a la persona que habría vertido las supuestas amenazas, porque de ser ciertas podrían ser consideradas como un delito. La vicesecretaria general socialista, Adriana Lastra, realizó esta petición a la conclusión de la Junta de Portavoces, si bien la presidenta se negó a responder y se limitó a levantar la sesión.

Lastra fue contundente minutos después en una comparecencia ante los medios de comunicación. Acusó a Pastor de «mentir» e inventar falsas acusaciones. La número dos del PSOE aseguró que en ningún momento se ha puesto sobre la mesa una posible reprobación porque «no existe esa figura para la presidenta de la Cámara».

Alternativa

Cerrada la vía de la enmienda a una ley de violencia de género para saltarse el Senado, el Gobierno y sus socios parlamentarios buscan una alternativa para sacar adelante los Presupuestos. La reforma de la ley de estabilidad podría alargarse en el tiempo, más aún si PP y Ciudadanos maniobran para dilatar la tramitación parlamentaria. Pero el Ejecutivo mantiene su compromiso de presentar las cuentas del año próximo a finales de noviembre o principios de diciembre, como ratificó el lunes la ministra María Jesús Montero.

La opción que se vislumbra en el horizonte es la de elaborar unos Presupuestos con la senda de déficit heredada del Gobierno de Mariano Rajoy, lo que impediría incluir los 6.000 millones de euros extra de gasto que Madrid pacto con la Comisión Europea. Uno de los escollos para el Ejecutivo socialista está en convencer a Unidos Podemos para que preste su apoyo a esta última posibilidad. Pero Pablo Iglesias abrió este martes la puerta a que así suceda. «De una forma u otra habrá que ponerle freno desde la mayoría parlamentaria a una situación de bloqueo completamente ilegitima», avanzó el secretario general de Podemos.

Fuentes del partido confirmaron que existe la posibilidad de mantener la actual senda de déficit y luego, aun así, incrementar el gasto público. Lograr el respaldo de Unidos Podemos es un primer paso. Después vendrán las negociaciones con PNV y los independentistas catalanes, otra prueba de fuego en el camino para la aprobación los Presupuestos de 2019.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos