Putin, sobre Cataluña: «No queremos que se desmorone ningún Estado europeo»

Putin, este jueves durante la reunión en San Petersburgo con los corresponsales de las agencias internacionales de noticias./AFP
Putin, este jueves durante la reunión en San Petersburgo con los corresponsales de las agencias internacionales de noticias. / AFP

El presidente ruso asegura que España «debe ella misma decidir cómo convivir con los territorios problemáticos» y que el separatismo se resuelva «mediante el diálogo»

RAFAEL M. MAÑUECOMoscú

El presidente ruso, Vladímir Putin, se refirió este jueves al conflicto catalán asegurando que Rusia «no quiere que se desmorone ningún estado europeo». Lo ha dicho ante los responsables de las principales agencias de noticias del mundo, incluida la española EFE, en el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo que este jueves abrió sus puertas.

«Tenemos una actitud de sumo respeto hacia España, hacia el pueblo español, la historia española. Tenemos unas buenas relaciones, con raíces históricas. En absoluto estamos interesados en que los países europeos se disgreguen unos detrás de otros», declaró Putin. Según sus palabras, «es un mito que Rusia desee una Europa débil». «¿Para qué lo vamos a necesitar? El 40 % de nuestras reservas de oro y divisas están denominadas en euros. La Unión Europea mes nuestro principal socio económico. ¿Para qué querríamos que allí hubiera convulsiones? No tiene sentido», recalcó.

Al mismo tiempo, deploró que «se quiere culpabilizar a Rusia, se busca la huella de Rusia». «Y esto se refiere también a España. España debe ella misma decidir cómo convivir con los territorios problemáticos, con Cataluña, y en el norte, con el País Vasco, etcétera», manifestó Putin.

A su juicio, los problemas con el separatismo en España «espero que sean resueltos mediante el diálogo y en base a decisiones legítimamente adoptadas, mediante el debate». El jefe del Kremlin dijo ser partidario de que «España preserve la integridad territorial y la estabilidad».

El pasado 28 de mayo, el embajador de España en Rusia, Fernando Valderrama, fue citado por el Ministerio de Exteriores ruso para dar explicaciones por una palabras «inamistosas» del ministro de Exteriores español en funciones, Josep Borrell. En una entrevista a un medio español calificó a Rusia de «amenaza». «Nuestro viejo enemigo, Rusia, vuelve a decir aquí estoy yo, y vuelve a ser una amenaza», afirmó en la entrevista difundida el pasado 23 de mayo.

Putin ha asegurado hoy en su encuentro con la prensa no saber por qué que el embajador español había sido citado. «¿Por qué fue citado el embajador? No lo sé. Lo citaron al Ministerio de Exteriores al embajador de España», señaló. Refiriéndose a Borrell, el presidente ruso señaló hoy que «ya no es ministro de Asuntos Exteriores sino un destacado político de nuestro tiempo. En cualquier caso, por lo visto, quiere parecerlo».

«No sé de dónde salen esas cosas. Vuelvo a decirlo, el ministro por lo visto ya no se siente ministro, sino un político, y quiere con esas declaraciones reafirmarse en esa condición. No pasa nada. Seguramente trabaja como ministro hace poco tiempo. Pasarán los años y hará declaraciones más sopesadas», agregó Putin.

Y aquí el primer mandatario ruso sostuvo que «habría que recordar el período cuando la Unión Soviética ayudó a los republicanos durante la Guerra Civil». «Hay muchas cosas que recordar. Quiero volver a subrayar, y no solo la Unión Soviética, mucho países participaron en los intentos de frenar el nazismo, el fascismo, voluntarios combatieron en la filas republicanas. Nosotros, la Unión Soviética, acogimos, como sabéis, miles de niños españoles. Muchos se quedaron a vivir en nuestro país», añadió.

A su juicio, «es un desvarío (...) hablar de amenaza por parte de Rusia a España, que se encuentra en el otro extremo del continente europeo». «Que se ocupe de sus labores vuestro ministro de Asuntos Exteriores, que piense en cómo desarrollar las relaciones en beneficio de nuestros países y pueblos. Tenemos muchas posiciones coincidentes con España», manifestó Putin de forma tajante. Recordó sus buenas relaciones con el rey Juan Carlos y también con Felipe VI. Añadió que en Rusia «se quiere a España, y le deseamos prosperidad y todo lo mejor».

Lavrov y Cataluña

El 28 de septiembre del año pasado, durante una rueda de prensa en la ONU con motivo de la 73 Asamblea General, al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, le preguntaron si Rusia estaba tratando de aprovechar el descontento de agricultores sudafricanos con la reforma de la propiedad de la tierra en ese país con el objetivo de expropiar tierras sin compensación. Lavrov bromeó diciendo que «estamos demasiado ocupados entrometiéndonos en las elecciones de Cataluña».

Sin embargo, es cierto que la actitud de apoyo de algunos medios de comunicación rusos hacia el independentismo catalán y la difusión de bulos maliciosos para crear confusión en la opinión pública española, han sido causa de fricciones entre Moscú y Madrid. En 2017, miembros del Gobierno de Mariano Rajoy estimaron que Moscú se había inmiscuido en un momento crítico como fue el referéndum ilegal en Cataluña.