El Rey reivindica la Constitución del 78 :«Sin ella España no habría entrado en la OTAN o la UE»

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenber, y el rey Felipe VI. / EFE

Felipe VI defiende en un discurso institucional ante el Consejo del Atlántico Norte una relación fuerte y una defensa europea «ambiciosa»

EUROPA PRESSBruselas

El rey Felipe VI ha reivindicado este miércoles, en la sede de la Alianza Atlántica, la Constitución española de 1978 que recoge «los mismos valores y principios» de defensa de la democracia y la libertad que inspiran a la OTAN y sin la cual, ha recordado, España no habría entrado ni en la OTAN ni en la UE.

«Esta Constitución, no solo estableció un marco democrático, plural, de libertad avanzado y el Estado de Derecho para todos los individuos de España, sino que también permitió a España, una vez más, formar parte plenamente de la comunidad internacional», ha defendido el rey en un discurso institucional ante el Consejo del Atlántico Norte en el marco de su visita a la nueva sede de la Alianza.

El monarca ha recordado que «sin la Constitución de 1978, España no se habría convertido en un miembro de esta organización en 1982 ni un miembro de la Unión Europea en 1986» tras reivindicar que «los mismos valores y principios» de defensa de la democracia y la libertad que fundamentan a la OTAN, a punto de cumplir su 70 aniversario, también «están recogidos hoy en la Constitución española actual», que cumplirá el 40 aniversario su cuatrigésimo aniversario este año.

El rey Felipe VI, que ha recordado su visita a la antigua sede de la Alianza en 2002 «siento entonces Príncipe heredero, ha subrayado el «compromiso fuerte» de España tanto con la OTAN como con la Unión Europea y la necesidad de mantener »una relación trasatlántica fuerte«, recordando que esta nació mucho antes de la fundación de la Alianza en 1949, »hace 457 años«, cuando »en 1942« España »descubrió el nuevo mundo al viejo«, momento en el que se fijó »la idea fraternal de unidad« entre ambos lados del Atlántico.

«España tiene una firme convicción de que debe mantenerse una relación trasatlántica fuerte debe mantenerse. La solidaridad y la cohesión trasatlántica son fundamentales. Su ausencia o debilitamiento son un enorme riesgo para la paz y la estabilidad mundiales», ha alertado.

En este contexto, el monarca ha asegurado que «España apoya una defensa europea ambiciosa» para poder responder a crisis de forma más eficaz y «que contribuya a una mejor distribución de las responsabilidades entre ambos lados del Atlántico».

«Europa puede y debe asumir una mayor responsabilidad de nuestra defensa y seguridad común. Y todo ello en armonía con la OTAN», ha defendido, al tiempo que ha celebrado el nivel de cooperación «sin precedentes» entre ambas organizaciones y ha insistido en la necesidad de «evitar los solapamientos innecesarios y la duplicación» y apostar por las sinergias y su complementariedad.

Desafíos futuros

Felipe VI ha recordado que la OTAN ha «probado» su capacidad de responder y adaptarse a los nuevos desafíos de seguridad en sus 70 años de historia para «proteger» a integridad territorial de los aliados y los valores democráticos pero ha alertado de los «nuevos peligros» como las amenazas híbridas que tienen «un enorme potencial» para desestabilizar, así como los ciberataques o las campañas de desinformación que recurren a las nuevas tecnologías informáticas y son «más difíciles de contener» y «pueden afectar dramáticamente» a los ciudadanos en su día a día.

Pero también ha alertado de amenazas «viejas» como «la brutalidad del terrorismo internacional», que «todos» y «España en particular», conocen «tristemente» y hay que hay que combatir «siempre» juntos para tener «éxito».

El rey Felipe VI pronuncia su discurso durante su visita a la sede de la Alianza en Bruselas.
El rey Felipe VI pronuncia su discurso durante su visita a la sede de la Alianza en Bruselas. / EFE

El monarca también ha pedido que la OTAN continúe desempeñando «un importante papel» en el flanco sur, de «especial interés» para España y aumente la cooperación con los socios del Mediterráneo ofreciendo «más posibilidades para sinergias», recordando que la seguridad de Europa está «directamente vinculada» con la estabilidad de la región, al tiempo que ha puesto en valor la participación «activa» de España en las misiones de instrucción en Afganistán e Irak. «Proyectar la estabilidad es la mejor manera de garantizar nuestra propia seguridad», ha asegurado el monarca.

España, ha reivindicado además, su «posición geoestratégica única» entre África y Europa y entre América y Europa y entre Norte y Sur, que puede ejercer «como puente» entre países y culturas, así como el compromiso de España con el respeto del Derecho Internacional, su apoyo al multilateralismo y a un sistema de gobernanza global «justo, inclusivo y eficaz» y su compromiso, también, con el aumento de la participación de las mujeres en la prevención de conflictos y la construcción de la paz y combatir los abusos a sus derechos y libertades. La desigualdad de género es otra amenaza a la paz y la seguridad internacionales», ha esgrimido.

«España cree firmemente en la diplomacia preventiva, en soluciones pacíficas a disputas internacionales y en el diálogo como medio para reducir e incluso resolver», ha sellado.

Felipe VI ha puesto en valor la contribución activa de España con sus 3.000 efectivos que participan en operaciones de la OTAN, la UE y la ONU y ha insistido en la cooperación «crucial» entre las distintas organizaciones internacionales y regionales, incluida la Unión Africana, para garantizar la seguridad.

Un aliado «muy valorado»

Stoltenberg ha agradecido al monarca español el «compromiso fuerte de España con la OTAN y el suyo personal y sus «muchas contribuciones« para contribuir a «la seguridad compartida y la defensa colectiva», evocando sus aportaciones al batallón de la OTAN en Letonia, su contribución a la misión de policía aérea en los Bálticos, la acogida de los destructores de EE UU en Rota, su batería de misiles Patriot en Turquía, en las operaciones de instrucción de las fuerzas afganas e iraquíes y en el Mediterráneo para «aliviar» la crisis de refugiados.

Soltenberg ha asegurado que España es «aliado muy valorado» en la OTAN. «La voz de España se valora en esta mesa cuando tomamos decisiones clave para nuestra seguridad», ha asegurado el noruego.

Ofrenda a los caídos en combate

El Rey ha terminado su discurso, de algo más de 15 minutos, rindiendo «honor» a «todos los que han dado su vida» en operaciones en la OTAN y ha pedido no olvidar «nunca» su sacrificio para defender los valores «compartidos» que les debe guiar.

El monarca y el secretario general de la OTAN, Jens Stontenberg, participaron en una ceremonia de ofrenda floral previa para rendir honor a los caídos en combate.

 

Fotos

Vídeos