Sánchez alerta del «viaje a las cavernas» de PP y Ciudadanos al acercarse a Vox

Quim Torra./
Quim Torra.

Los populares piden a Rivera «pragmatismo» respecto a la derecha extrema para relevar al PSOE en Andalucía

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El presidente del Gobierno encontró este martes en el pacto que el PP intenta fraguar en Andalucía con Ciudadanos y la aquiescencia de Vox un argumento para alertar del «viaje a las cavernas» que, a su juicio, pretende la derecha. Lo hizo en el Senado, ante los partidos catalanes, y no pareció casual la advertencia a tres días de la reunión que Pedro Sánchez quiere mantener con el líder de la Generalitat, Quim Torra. «Algunos -avisó- ven en la crisis territorial la oportunidad para derruir la España autonómica y volver al centralismo predemocrático y esta no es la posición del Gobierno».

En todo caso, el riesgo de «involución» que detecta el jefe del Ejecutivo con la irrupción de Vox en el tablero político va más allá del asunto territorial. Sánchez recordó el terreno ganado en igualdad y desaconsejó a Ciudadanos -sabedor de sus recelos respecto a la derecha extrema- sustentar ningún proyecto en «partidos antieuropeístas». El PP, en cambio, confía en que Albert Rivera haga oídos sordos.

Algunas de las últimas encuestas publicadas otorgan a la suma de las tres fuerzas de la derecha la mayoría absoluta de celebrarse este martes elecciones generales. Esa es una oportunidad que en Génova, donde ven cada vez más inquieto a Sánchez, no quieren desaprovechar. En el equipo de Pablo Casado creen que la situación es de «win-win». Es decir, que ellos ganan o ganan.

Fuentes de la dirección nacional del partido entienden que en el espectro electoral del centroderecha, el que comparten con Ciudadanos, el PSOE despierta un creciente rechazo y, en consecuencia, intuyen que ya no es tan costoso para los liberales llegar a pactos con el PP. En este sentido, sostienen que Rivera difícilmente podría justificar tener al alcance de la mano desbancar a los socialistas de la Junta de la Andalucía y no hacerlo. Pero en caso de que así fuera, pronostican que la estrategia podría pasarle factura y favorecer a Casado.

Cuestión de aritmética

Para el PP resulta vital que la jugada en Andalucía salga bien y que el Gobierno de Juanma Moreno se revele solvente en el corto plazo. Con tan poco margen antes de las elecciones autonómicas y sin saber cuándo se celebrarán las generales, en la cúpula del partido argumentan que no pueden permitirse decepcionar a su electorado y que deben mostrar la mejor imagen de sí mismos para recuperar la credibilidad y consolidar a la derecha como alternativa.

Es por eso que el vicesecretario de Organización del PP pidió este martes a Ciudadanos, en una entrevista en RNE, que no olvide la aritmética parlamentaria y adopte una posición más «pragmática» respecto a Vox para favorecer un Gobierno de «cambio» en Andalucía. Javier Maroto reiteró que los populares no están negociando con el partido de Santiago Abascal, que sólo ha habido contactos para que facilite la investidura de Moreno. En cualquier caso, en el entorno de Casado no existe temor a dialogar con la derecha extrema siempre y cuando sea dentro de los límites de la Constitución.

Para el PSOE, sin embargo, la competencia con Vox está obligando al PP a algunos giros inesperados. Después de que el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, defendiera «como español» el belén, el árbol de Navidad y la Semana Santa, el portavoz de los socialistas en el Senado, Ander Gil, advirtió este martes a la derecha: «Poner el belén es una tradición extranjera: procede de Italia y todos los personajes son inmigrantes. ¡Cuando se reúnan en Andalucía con Vox se lo cuentan!».

El Congreso rechaza iniciar los trámites para aplicar el 155

Ciudadanos volvió este martes a poner encima de la mesa la necesidad de aplicar el 155 para responder a las declaraciones de Quim Torra y a los disturbios violentos de las últimas semanas en Cataluña. Una medida que, pese a depender de la aprobación del Senado, la formación liberal presentó en el Congreso para obligar al Gobierno a retratarse y poner a Pedro Sánchez frente al espejo de sus gestos al independentismo. «Si aprietan el botón rojo romperán todos los puentes con la Constitución», advirtió Albert Rivera a la bancada socialista. Pero la oposición frustró las intenciones de Ciudadanos, que solo contó con el apoyo del PP, y acusó al grupo naranja de oportunismo. «Piden el 155 para ganar rédito electoral», acusó Josep Vendrell, de Unidos Podemos.

Más información: