Sánchez insiste en su intención de gobernar hasta 2020 y no descarta recurrir al independentismo en una futura investidura

El jefe del Ejecutivo defiende, durante el tradicional balance de fin de año desde la Moncloa, que la estabilidad existe en todos los planos, económico, político y social

RAMÓN GORRIARÁN , PAULA DE LAS HERAS y Madrid

Pedro Sánchez ha lanzado un aviso al futuro Gobierno de Andalucía antes de que se constituya y ha garantizado que utilizará «todos los instrumentos del Estado» si se «pone en cuestión o se recortan derechos y libertades» de las mujeres, aunque no ha detallado en qué consistiría esa intervención

El presidente del Gobierno ha hecho el anuncio en el balance que ha hecho en el palacio de la Moncloa de sus siete meses al frente del Ejecutivo, en el que se ha mostrado muy crítico con el acuerdo alcanzado por el PP, Ciudadanos y Vox para desbancar a Susana Díaz y los socialistas de la Junta de Andalucía. Ha reclamado al Gobierno que se constituya a partir de enero que sea «respetuoso con el autogobierno de Andalucía, con la España autonómica y la Constitución».

Sánchez teme que una Junta de Andalucía presidida por el popular Juan Manuel Moreno con el apoyo de Vox protagonice una involución autonómica y democrática por los peajes que va a exigir el partido de Santiago Abascal para sostener al Gobierno regional.

Ha señalado que sus temores tienen bases sólidas y puso el ejemplo de «que el mismo día que PP y Ciudadanos pactan con la ultraderecha en Andalucía como preludio del nuevo Gobierno» ambos partidos rechazaron en el Senado la senda de estabilidad aprobada por el Congreso y que permitía que las comunidades autónomas «tengan 2.400 millones para políticas sociales». «El oportunismo y el extremismo -ha afirmado el presidente del Gobierno- son nocivos para la España autonómica».

Quiere agotar la legislatura y recurrirá al independentismo si es necesario

«Moción de censura, estabilidad y elecciones». Esa fue la hoja de ruta que planteó Pedro Sánchez desde la tribuna del Congreso el día en el que pidió el apoyo del resto de fuerzas parlamentarias para expulsar al Gobierno de Mariano Rajoy. El jefe del Ejecutivo ha defendido este viernes, durante el tradicional balance de fin de año desde la Moncloa, que la estabilidad existe en todos los planos, económico, político y social. «Este Gobierno ha hecho más en siete meses que el anterior en 7 años», llegó a proclamar. De convocatoria de elecciones, sin embargo, ni rastro.

Sánchez ha dejado claro, como ya hizo a los pocos días de asumir el cargo, que su principal intención es agotar la legislatura, es decir, seguir gobernando hasta 2020. Con el actual clima político, el presidente del Gobierno no tiene nada claro que el paso por las urnas vaya a servir para ratificar el discurso triunfalista que hoy hizo sobre su gestión «Lo que sea -dijo cuando se le preguntó sobre la posibilidad de que se traslade al ámbito nacional el pacto de Gobierno que está a punto de sellarse en Andalucía entre PP, Ciudadanos y Vox- van a decidirlo los españoles con sus votos».

Si le dan los números, en todo caso, Sánchez no descarta volver a recabar el apoyo de Podemos y las fuerzas independentistas para gobernar. Hasta ahora, cada vez que alguien contraponía sus críticas a Vox con la dependencia de su Gobierno de ERC y PDeCAT, dos partidos que hace apenas un año violentaron la Constitución y el Estatuto catalán, el PSOE argumentaba que su apoyo no implicó cesiones. «No es lo mismo una moción de censura que una investidura», ha dicho. El jefe del Ejecutivo ha insistido en este argumento, pero acto seguido ha defendido la búsqueda del entendimiento con todos los partidos.

Ante la pregunta expresa de si se comprometería desde ahora a no buscar el respaldo de los independentistas en una futura investidura, de hecho, Sánchez ha replicado: «Este Gobierno siempre va apostar por la convivencia y por la Constitución; en ese punto, nos podremos encontrar con distintas fuerzas políticas».

 

Fotos

Vídeos