Sánchez recupera las medidas sociales de su anterior programa y obvia la crisis catalana

Sánchez recupera las medidas sociales de su anterior programa y obvia la crisis catalana

Insiste en una prestación contra la pobreza infantil, promete más subidas del SMI y se da cinco años para atajar el déficit de la Seguridad Social

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Pedro Sánchez ha logrado hasta ahora algo que en las propias filas del PSOE consideraban prácticamente imposible: que la precampaña electoral no gire en torno a la crisis catalana. El presidente del Gobierno sorteó también el asunto este miércoles en el acto de presentación del programa electoral para las generales del 28 de abril, bajo el lema '110 compromisos con la España que quieres'. Un evento en el que, arropado por todos sus ministros, habló de «las transformaciones que necesita España», plasmadas en un cuadernillo de 45 páginas.

El documento recoge muchas de las propuestas de índole social que el hoy jefe del Ejecutivo incorporó también en su oferta para los comicios de 2015 y 2016. Contempla así una nueva prestación no contributiva, el «ingreso mínimo vital», dirigida a las personas sin ingresos y en situación de necesidad como medida contra la pobreza infantil; la eliminación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral; la revisión de los copagos farmacéuticos o la reforma de la 'ley mordaza' .

LAS PROPUESTAS

Ingreso Mínimo Vital.
Una prestación para personas sin ingresos en situación de necesidad con hijos a cargo.
SMI.
Ha subido un 22% este año pero promete ir aumentándolo «gradualmente».
Guarderías gratuitas.
El objetivo es que en 2025 acojan al 50% de los menores de tres años.
Pensiones.
Incorpora el acuerdo del Pacto de Toledo para indexarlas al IPC.
Familias monoparentales.
Serán consideradas numerosas especiales si tienen dos hijos.
Asistencia bucodental.
Se incorporará «progresivamente» a la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud.

Sin embargo, obvia tanto la reforma constitucional para perfeccionar los aspectos federales del modelo autonómico, que también planteó entonces, como la mínima referencia al reconocimiento de España como Estado «plurinacional», que el PSOE asumió en el 39 Congreso tras la victoria de Sánchez en las primarias contra Susana Díaz.

El hecho de que esos asuntos no estén incluídos entre las 110 medidas presentadas este miércoles no quiere decir que no se acaben incorporando al programa completo que está aún por publicar. Simplemente, no son los asuntos sobre los que Sánchez quiere hacer pivotar su campaña. El PSOE lleva semanas repitiendo que en las próximas elecciones se trata de elegir entre «una España que mire al futuro o retroceda 40 años» y su principal carta de presentación son los Presupuestos que no pudo sacar adelante por la negativa del PdeCAT y ERC a negociar si no había avances previos en el reconocimiento del derecho de autodeterminación.

Estabilidad

«Hemos marcado el rumbo de los grandes cambios que necesita nuestro país -argumentó el jefe del Ejecutivo en el Teatro Gran Maestre de Madrid-; ahora, pedimos la confianza para consolidar ese cambio». Con ese gancho, Sánchez reclamó un apoyo masivo en las urnas tan sólo un día después de que Albert Rivera apuntalara aún más su veto a un pacto de Gobierno con el PSOE. «España necesita estabilidad, si no -avisó- difícilmente vamos a poder abordar estas transformaciones».

El tono del discurso que este miércoles enebró el presidente del Gobierno resultó, en todo caso, deliberadamente prudente. Ya no está en la oposición. «Estos son compromisos inspirados en la sensatez, en la ambición de país y en el realismo», dijo. La propia redacción del extracto del programa apunta en esa dirección. Mucho «trabajaremos para establecer de forma gradual», mucho cambio «progresivo», mucha apuesta a largo plazo.

Sanchez fijó así una «senda de cinco años» para eliminar el déficit de la Seguridad Social; apuntó a 2025 como la fecha en la que el 50% de los menores de tres años tendrán guarderías gratuitas y evitó pillarse los dedos con plazos para la incorporación del dentista a la cartera de servicios públicos, el aumento del Salario Mínimo o la gratuidad de las primeras matrículas universitarias.