El Supremo condenó al vicepresidente de Vox por «irregularidad contable» en una empresa

El Supremo condenó al vicepresidente de Vox por «irregularidad contable» en una empresa

Víctor González fue castigado a tres años de inhabilitación para administrar bienes ajenos tras su gestión en el concurso de una marmolería de León

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El vicepresidente primero de Vox, Víctor González Coello de Portugal, fue condenado en enero pasado por el Tribunal Supremo a tres años de inhabilitación para administrar bienes ajenos y a «representar o administrar a cualquier persona». La Sala de lo Civil confirmó que el dirigente del partido de Santiago Abascal cometió «irregularidades contables relevantes» en la empresa Marmolería Leonesa, donde fue accionista y administrador único hasta 2014. El alto tribunal confirmó así una resolución de la Audiencia Provincial de León de enero de 2015.

El resolución firme, con ponencia del magistrado Francisco Javier Arroyo, rechazó el recurso de casación de la defensa Víctor González con el visto bueno de la Fiscalía. En esencia, censuró que los balances contables de Marmolería Leonesa no recogieron entre 2009 y 2012 una operación crediticia con otra de las sociedades que entonces controlaba el dirigente de Vox, Petrabor Producción S. L. El movimiento provocó una disminución patrimonial de más de 1,4 millones de euros, que no se reflejó en la contabilidad.

«Se han cometido irregularidades contables relevantes para la comprensión de la situación real, financiera y patrimonial de la empresa concursada», recoge el fallo de la sección primera de la Audiencia Provincial de León. Según esta resolución, Marmolería Leonesa «llevaba una contabilidad no adecuada a la normativa legal« e incumplió «sustancialmente la obligación de una correcta y adecuada contabilidad, una irregularidad relevante para la comprensión de la situación financiera y patrimonial de la sociedad«.

«Agravación del estado de insolvencia»

La gestión del número tres de Vox al frente de Marmolería Leonesa, una firma que el último año que presentó cuentas, en 2013, registró unas ventas de 455.822 euros, causó una «generación o agravación del estado de insolvencia«, según la Audiencia de León, que condenó a tres años de inhabilitación a González. La pena impide al alto cargo »administrar bienes ajenos durante tres años […], así como representar a cualquier persona durante el mismo periodo«, señala la sentencia del magistrado Manuel García, fechada a 30 de junio de 2015.

En su recurso ante el Supremo, la defensa de González esgrimió que «existían unas expectativas de negocio con otras empresas que justificaba que no se reflejase cierto deterioro en las participaciones de Petrabor, así como el convenio de acreedores para refinanciar la deuda«.

Víctor González compró Marmolería Leonesa en 2007 y bajo su administración, en plena caída de la construcción, esta empresa dedicada a la comercialización de mármol cerró y despidió a sus 60 empleados. El alto cargo del partido figuró como administrador único hasta junio de 2014. La firma entró entonces en liquidación después de solicitar un concurso voluntario de acreedores. Adujo la caída de los pedidos por la crisis y unas deudas que sumaban en 2013 un total de 3,8 millones, según el registro mercantil. El Juzgado de Primera Instancia número ocho de León declaró entonces culpable al condenado por ese concurso.

Temas

Vox