Torra ofrece diálogo a Pedro Sánchez y a la vez promete avanzar hacia la república

Elsa Artadi jura su cargo ante Quim Torra. / Efe | Vídeo: Ep

La toma de posesión del Gobierno catalán se convierte en un alegato a favor de los «presos políticos»

CRISTIAN REINOBarcelona

Los nuevos consejeros del Gobierno de Quim Torra han tomado esta mañana posesión de sus cargos, en un acto marcado por el color amarillo (el de los lazos y el de los vestidos de los asistentes) y marcado también por el homenaje que han tributado a los dirigentes que están presos o huidos en el extranjero. Una ceremonia solemne que se ha convertido en un alegato contra la «involución democrática» de España y a favor de la «libertad» de los presos. El Palau de la Generalitat ha querido dar todo el protagonismo a los familiares de los presos, en un acto que ha escenificado además el fin del 155. En el lugar reservado al expresidente Carles Puigdemont, han situado un lazo amarillo.

Así, antes de que los consejeros prometieran sus cargos, se ha verbalizado la renuncia formal de los cuatro exconsejeros que Torra había incluido en su gabinete, pero que tuvo que sustituirlos, porque el Gobierno central se negó a publicar en el DOGC el nombramiento de los consejeros. Lluís Puig, Josep Rull, Jordi Turull y Toni Comín, a través de sus familiares han anunciados sus renuncias a ser restituidos. «Presento mi renuncia», han señalado los cuatro. «El espíritu de la restitución ha triunfado», han señalado. Cada consejero tras prometer cargo, se ha acercado a un familiar.

La toma de posesión de los nuevos consejeros y la constitución del ejecutivo de Quim Torra supone de facto el fin de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Siete meses después, concluye la intervención de la autonomía por parte de la administración central.

Torra, visiblemente emocionado durante todo el acto, ha dejado la impronta de cómo será su mandato: gestos, voluntad de restitución del anterior ejecutivo, oferta de diálogo, pero al mismo tiempo firmeza en el objetivo de la indepedencia. Durante su discuso, el presidente de la Generalitat ha tendido la mano al presidente del Gobierno. «Presidente Pedro Sánchez: hablemos, reunámonos, tomemos riesgos», le ha emplazado. «Sentémosnos en la misma mesa y negociemos de gobierno a gobierno», le ha retado. Según Torra, deben resolver el conflicto «como se resuelven en el mundo civilizado», a través del diálogo. Torra, que ha tenido un recuerdo para los que han sufrido represión tras el 1-O, se ha comprometido a no dar «ni un paso atrás» y de «avanzar sin desafellecer» hacia el objetivo de un estado independiente. «Tenemos un mandato republicano», les ha recordado a sus consejeros.

Al acto, han asistido los expresidentes Mas, Montilla y Maragall, la alcaldesa de Barcelona y representantes de todos los grupos parlamentarios menos de Cs y el PP. El PSC solo ha enviado al miembro de la mesa David Pérez. Tampoco ha acudido el delegado del Gobierno, Enric Millo.

Los consejeros han prometido sus cargos usando un a fórmula que obvia la Constitución y el Rey. «Prometo cumplir fielmente de acuerdo a la ley, las obligaciones del cargo que asumo al servicio de Cataluña y en lealtad al presidente de la Generalitat», han expresado.

Visita a los exconsellers en la cárcel

Torra tiene previsto visitar este lunes en la cárcel a los exconsellers Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Forn, Josep Rull y Raül Romeva, por segunda vez desde que accedió al cargo -la primera fue el 21 de mayo-.

Torra prevé llegar a la prisión madrileña de Estremera a las 11.00 horas y hacer declaraciones sobre las 13.00 horas, ha informado la Generalitat. Este sábado se cumplen siete meses desde que Forn y Oriol Junqueras entraron en la cárcel: «No perdemos la esperanza», ha dicho el primero en un tuit, que el segundo ha retuiteado.

C's acusa al Govern de representar sólo a quienes llevan lazo amarillo

Ciudadanos ha justificado su ausencia en la toma de posesión porque el presidente catalán ha dicho que el lazo amarillo es el símbolo que representa a su ejecutivo, y eso, en opinión de la formación naranja, supone excluir a más de la mitad de catalanes.

La líder de Ciudadanos en Cataluña y portavoz nacional del partido, Inés Arrimadas, ha dicho que Ciudadanos «no puede aceptar» un Govern que «no es de todos los catalanes» y que «pensará solo» en quienes llevan el lazo amarillo. «Por eso hemos decidido no asistir a la toma de posesión del Govern», ha afirmado.

Arrimadas ha añadido que su partido tampoco está de acuerdo con el programa de gobierno de Torra, que ha dicho que «hará lo mismo» que el anterior ejecutivo y que incluso «irá más allá», ya que ha prometido «hacer una asamblea paralela al Parlament en la que sólo haya independentistas y un Govern fuera de la Generalitat que no tenga control democrático, y que ha dicho que el verdadero presidente de Cataluña es Carles Puigdemont». «Por todo ello queremos dejar claro que esto no puede ser un gobierno de todos los catalanes y que está excluyendo a más de la mitad de los catalanes cuando dice que el lazo amarillo representa a la Generalitat», ha remarcado Arrimadas.

Puigdemont: «El camino continúa y en buenas manos»

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha afirmado tras la toma de posesión del nuevo Govern que «el camino continúa y en buenas manos», y ha celebrado que el ejecutivo se comprometa con el «mandato popular», ya que esto es, ha dicho, «la base de la democracia».

«El camino continúa, y en buenas manos. Un Govern de mujeres y hombres comprometidos con la libertad: la del país, que quiere decir necesariamente la de les personas que lo conforman», ha escrito el líder de JxCat en su cuenta de Twitter.

Puigdemont ha aplaudido que el nuevo Govern, «respetando ideologías, lenguas, culturas y creencias», se comprometa a ser «fiel al mandato popular», que es la «base de la democracia».

 

Fotos

Vídeos