El Govern catalán reclama la puesta en libertad de los presos cuando acabe el juicio

Quim Torra (c) , se ha reunido este mediodía en el Palau de la Generalitat con una delegación del grupo parlamentario de ERC, encabezada por su presidente, Sergi Sabrià (i) y la portavoz del partido Marta Vilalta (d)./Efe
Quim Torra (c) , se ha reunido este mediodía en el Palau de la Generalitat con una delegación del grupo parlamentario de ERC, encabezada por su presidente, Sergi Sabrià (i) y la portavoz del partido Marta Vilalta (d). / Efe

Torra negocia con Esquerra y las entidades secesionistas una respuesta unitaria a la sentencia del Supremo

CRISTIAN REINO

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, envió la semana pasada una carta al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la que le instó a mantener una reunión con carácter de «urgencia» para abordar la cuestión de los presos. El Gobierno rechazó el encuentro, a través de una declaración de la vicepresidenta Carmen Calvo, y ni siquiera ha respondido de manera formal al Palau de la Generalitat. El Ejecutivo catalán ha asumido esta mañana que el encuentro entre Sánchez y Torra no podrá ser antes de la investidura del presidente del Gobierno. «Confiamos en que si Sánchez es capaz de ser investido y nombra un gobierno, será el momento de hablar», ha señalado la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó. «Estamos a la espera para poder hablar, no podemos gobernar los unos de espaldas a los otros», ha asegurado.

«Conviene que abordemos las cuestiones más urgentes y trascendentes de acuerdo con los mandatos electorales que hemos recibido cada uno«, según trasladaba Torra a Sánchez en la misiva de la semana pasada. El presidente de la Generalitat afirmó en TV-3 que la «represión» del Estado no se detiene y que sobre esta cuestión querría mantener un encuentro con el líder socialista. Calvo replicó que Sánchez no recibirá a Torra para hablar de los presos.»Es inaudito» e «inconcebible», dijo la vicepresidenta.

El Ejecutivo catalán ha vuelto a abordar esta mañana la cuestión de los presos. Según Budó, los acusados que se sientan en el banquillo en el Supremo deberían ser puestos en libertad en cuanto acabe el juicio. También ha confiado en que la sentencia sea «absolutoria». «El juicio no ha servido de nada», ha dicho Budó, a pesar de «todas las pruebas y evidencias que desmontaban su relato ficticio de rebelión y sedición», ha apuntado. En cualquier caso, el Govern de Torra trabaja ya en una respuesta de «país» para hacer frente al fallo judicial. Torra se ha conjurado para que partidos soberanistas y entidades de la sociedad civil sean capaces de sellar una «unidad estratégica» como réplica al fallo judicial, que según el dirigente nacionalista debe estar basada en el derecho de autodeterminación.

La semana pasada abrió una ronda de contactos con las plataformas secesionistas y esta semana se reúne con los partidos. Por la mañana, ha abierto la ronda de contactos con Esquerra. Su máximo representante en la Cámara catalana, Sergi Sabrià, ha señalado que la «prioridad» es buscar la unidad para dar una respuesta a la sentencia. Pero ERC cree que esta contestación del independentismo debe apelar al 80% de la sociedad, lo que ya excluye cualquier apuesta unilateral. «No podemos permitirnos que no haya unidad», según ERC. La convocatoria de elecciones podría ser una de las respuestas, aunque también se baraja un nuevo 1-O o una huelga como el 3-O de 2017.

El presidente de la Generalitat asistirá mañana miércoles, en el Tribunal Supremo, a la última sesión del juicio. Una vez finalizada la vista, el president hará una declaración desde la Delegación del Gobierno de la Generalitat en Madrid.