Torra pide en Ginebra una mediación internacional para la cuestión catalana

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, pronuncia una conferencia en la Universida de Ginebra/Efe
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, pronuncia una conferencia en la Universida de Ginebra / Efe

El presidente de la Generalitat califica al Rey de «hooligan», recuerda la «inquisición» y apela a un pacto que reconozca un referéndum

CRISTIAN REINO

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, viajó este miércoles a Ginebra, donde reclamó una mediación internacional para resolver la cuestión catalana. En una conferencia en la Universidad de Ginebra, Torra defendió una mediación de manera urgente, pues no ve posible llegar a un acuerdo con el Gobierno central para poder celebrar un referéndum sobre la independencia. En la pasada legislatura, Carles Puigdemont hizo la misma llamada pero no recibió ninguna respuesta de los actores internacionales.

El presidente de la Generalitat, que en el pasado vivió en Suiza, donde trabajó en una multinacional del sector farmacéutico, quiso dejar varias advertencias para forzar a los organismos internacionales, entre ellos la UE, a que muevan ficha y se impliquen en la búsqueda de una solución. Avisó que el caso catalán puede «empeorar» si acaba enquistándose. Alertó que la cuestión catalana es un riesgo para España y la UE, un foco de inestabilidad que no favorece a nadie. Amenazó además con volver a aplicar la vía unilateral para ejercer el derecho de autodeterminación y advirtió de que la sociedad catalana y el Gobierno catalán no aceptarán las sentencias. «Si el Gobierno no quiere negociar, no se nos puede decir que actuamos de forma unilateral», se justificó, anticipando lo que podría hacer tras las sentencias: un nuevo 1-O o una nueva declaración de la república.

Torra cargó con dureza contra el Estado español, del que hizo una descripción casi dantesca. Calificó al Rey de «hooligan con corona» que no ejerce de árbitro, afirmó que no telerará que «renazca la Inquisición», aseguró que en España hay presos políticos y exiliados, que la justicia actúa por venganza, que el franquismo está aún instalado en los poderes del Estado y denunció que la Policía pega a la gente por votar. «Es inaceptable tratar las urnas como foco de violencia», dijo ante un foro académico.

La solución, dijo, pasa por un referéndum pactado. En cambio, ve imposible una modificar de la Constitución y consideró absurdo abordar la reforma de un nuevo Estatuto, como le propone el presidente del Gobierno, de quien dijo que está más abierto al diálogo que Rajoy, pero se niega a dar pasos en materia de presos. «Quiero buscar una solución basada en el derecho de autodeterminación», dijo. «O España nos deja marchar o negocia de buena fe, cualquier otra solución no es viable», remató.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos