Torra reclama la implicación de los empresarios con el referéndum

Quim Torra interviene este jueves en el Cercle d'Economia en la localidad catalana de Sitges. / EP

El Círculo de Economía alerta de la pérdida de poder económico como consecuencia de que la Generalitat solo se dedique al 'procés'

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, salió este jueves de la zona de confort, que le lleva habitualmente a hacer visitas donde pueda jugar más o menos en casa, y acudió a la inauguración de las jornadas anuales del Círculo de Economía, uno de los principales lobbys empresariales de Cataluña, para pedir la implicación del mundo del dinero con el proceso secesionista.

Las relaciones entre los empresarios y los líderes del 'procés' no atraviesan sus mejores tiempos. Más bien, son más distantes que nunca. Muy lejos queda la época del gobierno 'business friendly' que quiso abanderar Artur Mas antes de embarcarse en el proyecto soberanista. La fuga de más de tres mil empresas, que han instalado sus sedes sociales en ciudades fuera de Cataluña tras los hechos de octubre de 2017, y el reciente asalto de la ANC para tomar el control de la Cámara de Comercio de Barcelona han enturbiado aún más las relaciones.

Torra quiso lanzar algún guiño de complicidad, aunque no se anduvo con medias tintas, porque, como le recordaron en el turno de preguntas, «ya sabemos de qué pie cojeas». El dirigente independentista pidió a los empresarios que digan en Madrid lo que mismo que defienden en Barcelona y les reclamó que se pongan en «primera línea» en la «defensa de lo que quiere la ciudadanía: un referéndum». «No se trata de ser independentistas, o de ser unionistas» ,sino que «se trata de defender las soluciones modernas y democráticas que proponen las sociedades avanzadas», dijo. El presidente de la Generalitat insiste en la reclamación soberanista. A su juicio, el independentismo ha quedado reforzado en las pasadas elecciones y el soberanismo está «más fuerte que nunca». En consecuencia, considera que está plenamente legitimado para continuar con el 'procés'.

Torra aprovechó su intervención en las jornadas del Círculo para cargar contra Pedro Sánchez, al que acusó de no haber frenado la «deriva represiva» del Gobierno anterior contra el independentismo. Según el presidente de la Generalitat, con esta actitud es imposible que se imponga una «solución democrática al conflicto político». Las «interferencias y vulneraciones de derechos políticos» no se han aplacado con la llegada de los socialistas a la Moncloa, y puso como ejemplo algunas decisiones de la Junta Electoral, así como la suspensión de diputados y senadores y las «amenazas» sobre eurodiputados electos. Las palabras de Torra llegaron un día después de que la Fiscalía mantuviera las acusaciones y la petición de penas contra los líderes del procés.

Sánchez estará presente en la sesión de clausura de este sábado. Y, por primera vez en quince años, no acude a este foro el presidente del PP, ahora Pablo Casado, como tampoco lo hará Albert Rivera.

Priorizar

Torra buscó este jueves el apoyo del empresariado catalán para defender el 'procés', pero en realidad lo que se encontró fue más bien todo lo contrario. Y es que el presidente del Círculo, Juan José Brugera, pidió al jefe del Ejecutivo que se ponga a gobernar de una vez y no solo esté pendiente de lo que tiene que ver con la causa secesionista. «Hay que priorizar el gobierno de las cosas», expresó Brugera, una reclamación que a Torra le hacen todos los grupos de la oposición e incluso le trasladan sus socios republicanos. Un Ejecutivo dedicado en cuerpo y alma al 'procés' puede acabar «debilitando» a la economía catalana, según los empresarios. Brugera señaló que no se han cumplido los augurios catastrofistas de algunos, pero sí advirtió de que la «pérdida de poder económico» de Cataluña ya se está notando. Y el riesgo de «deterioro» está ahí a la vuelta de la esquina. Los empresarios creen que las prioridades de la clase dirigente catalana ha ido por un carril durante estos años y la suya, por otro bien distinto. «Tenemos que volver a compartir la hoja de ruta», le espetaron los empresarios. El Círculo de Economía lleva años rechazando la vía unilateral emprendida por los soberanistas. Este foro empresarial defiende una tercera vía, que pasa por más autogobierno para Cataluña, un nuevo Estatuto votado en referéndum y reforma del modelo financiación.

Más información: