Más de 130.000 burgaleses sufren presbicia, aunque muchos ignoran sus primeros síntomas

Más de 130.000 burgaleses sufren presbicia, aunque muchos ignoran sus primeros síntomas

Más del 25% de la población entre 19 y 64 años posee condiciones patológicas oculares asintomáticas, tal y como indica el 'Libro Blanco de la Visión 2018'

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La presbicia o vista cansada afecta a 130.887 burgaleses, aplicando el porcentaje de présbitas que recoge el 'Libro Blanco de la Visión 2018', donde se asegura que debido a factores fisiológicos, el 68,5% de la población mayor de 45 años es présbita, es decir, 17,4 millones de españoles.

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (COOCYL), en el marco de su campaña '12 meses, 12 cuidados visuales', se detiene este mes en la importancia de acudir a un profesional de la visión al menos una vez al año, de forma especial en el caso de los mayores de 45 años, cuando la mayoría de la población sufre presbicia, aunque muchos ignoran sus primeros síntomas y no llevan la corrección adecuada.

De una u otra forma, «es imprescindible acudir a un óptico-optometrista para que realice una revisión del sistema visual y poder descartar otras alteraciones visuales, así como llevar a cabo un análisis completo de la presbicia para recomendar las soluciones visuales más adecuadas en cada caso», tal y como indica la secretaria general de COOCYL, Ana Belén Cisneros.

No acudir a un profesional de la visión para solucionar la presbicia puede acarrear consecuencias muy negativas, ya que más del 25% de la población entre 19 y 64 años posee condiciones patológicas oculares asintomáticas, como degeneraciones retinianas (7,7%), glaucoma (4,9%), blefaritis o síndrome de ojo seco (2,9%) o lesiones sospechosas del fondo ocular (2,7%), tal y como indica también el 'Libro Blanco'. En este sentido, el óptico optometrista puede jugar un papel clave en el sistema público de salud detectando patologías oculares en pacientes asintomáticos que consultan por problemas refractivos, y derivarlos al profesional sanitario adecuado.

Sorprende, sin embargo, que sólo el 66% de la población entre 45 y 54 años utilice algún sistema óptico de compensación, cuando a esta edad la práctica totalidad de las personas sufren vista cansada, con lo cual hay un 34% de personas que pueden tener serios problemas en la realización de tareas sencillas y habituales, como leer un libro, enhebrar una aguja, cocinar o incluso conducir, con los riesgos que esto puede conllevar para su salud y su calidad de vida.

De hecho, el estudio 'El estado de la visión en el trabajo y el ocio' indica que dos de cada tres présbitas podrían ver mejor si utilizasen gafas personalizadas en lugar de premontadas, dado que la agudeza media con premontadas no supera el 0,8, mientras que a estas edades el 100% debería lograr un 1,0 de AV.