El accidente en la cascada de Tobalina aviva el debate sobre los bomberos voluntarios

Imagen del rescate en la casacada de Pedrosa de Tobalina/BC
Imagen del rescate en la casacada de Pedrosa de Tobalina / BC

Medina de Pomar afirma que sus bomberos actuaron según protocolo cuando se negaron a entrar en el agua / La Plataforma de Bomberos Profesionales exige un cambio de sistema

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El accidente ocurrido en la mañana del domingo en la cascada de Pedrosa de Tobalina, en el que un hombre resultó herido tras lanzarse al agua aun cuando está prohibido, ha avivado el debate sobre los parques de bomberos voluntarios de la Diputación de Burgos. Y decimos avivar, y no reavivar, pues la polémica volvió la semana pasada al primer plano tras el incendio de la Panadería Rojo en Villarcayo.

En la intervención en Pedrosa de Tobalina, los servicios de emergencia del 112 y un grupo de bañistas fueron los encargados de rescatar a la víctima, un hombre de 45 años que había quedado tendido sobre una roca, consciente pero malherido. Los bomberos de Medina de Pomar, a los que pasó aviso el Parque de Bomberos de Burgos, se negaron a entrar al agua, tras una discursión con los sanitarios del 112.

Más información

Y en Medina de Pomar reconocen que fue así, aunque aclaran que los bomberos voluntarios «actuaron conforma a protocolo y el herido no corrió peligro en ningún momento». El concejal de Servicios del Ayuntamiento, Jesús María Díez, explica que cuando llegaron los bomberos ya estaban allí los sanitarios y, además, había algún médico o enfermera entre los bañistas, que fueron los que se encargaron de realizar una primera atención.

Los médicos de la ambulancia desplazada pidieron a los bomberos que se metiesen en el agua para inmovilizar al herido, pero los voluntarios alegaron que no cuentan con los medios materiales adecuados. Si los bomberos tenían que entrar en el agua, debían avisar al parque de Miranda de Ebro (a una hora de distancia) para que trajese la zodiac, apunta Díez. Además, el protocolo indica que la inmovilización es tarea de los sanitarios y ya se había hecho, así que la víctima estaba bien atendida.

El concejal comenta que hubo un intercambio de opiniones entre el responsable del equipo de bomberos y el médico del 112, subido de tono, y finalmente los sanitarios del 112 con la ayuda de los bañistas sacaron a la víctima, mientras los bomberos se quedaron en la orilla. Jesús María Díez insiste en que los bomberos consideran que actuaron según protocolo, que no podían acceder al agua y que, para ello, requerían de una zodiac de la que no disponen.

Un parque con 10 bomberos y tres vehículos

El Ayuntamiento de Medina de Pomar, como lo hizo días atrás el de Villarcayo, reclama la profesionalización de los parques de bomberos de la Diputación. Jesús María Díez reconoce que no disponen de los medios necesarios y, además, se presta servicio a un amplia extensión de la provincia, que incrementa de manera considerable su población en la época estival.

El parque de bomberos de Medina cuenta con diez voluntarios, que se reparten en dos turnos semanales de cinco personas y que están permamentemente de servicio; «tienen una respuesta rapidísima», afirma el concejal. Están contratados directamente por el Ayuntamiento pero solo disponen de un camión autobomba, una escala y un vehículo pequeño para excarcelaciones.

No tienen una zodiac, como los bomberos de Miranda de Ebro, así que si hay un accidente en el embalse del Ebro no puede acudir. Tampoco disponen de un camión con cesta, imprescindible para algunas emergencias. Y la subvención de la Diputación solo cubre una parte del sevicio, que se cierra con déficit todos los años. Lo mejor sería la profesionalización de los parques, aunque en Medina hacen todo lo que pueden para realizar un buen servicio, insiste el concejal.

Eso sí, el propio Díez reconoce que si la víctima se hubiese encontrado en serio peligro no habría habido dudas sobre si lanzarse al agua, como se ha hecho en otras ocasiones cuando algún vehículo se ha caído al río y ha quedado el conductor atrapado. De este modo, sobre la mesa se vuelve a poner el debate de la necesidad de contar en la provincia con un servicio profesional de bomberos, y no con los 18 parques voluntarios que gestiona la Diputación.

Se veía venir

La Plataforma de Bomberos Profesionales de Castilla y León insisten en que «vienen denunciando esta situación desde hace años, pero la Diputación hace oídos sordos». Su portavoz, Juan Carlos Prieto, afirma que «no les sorprende» lo ocurrido pues «los voluntarios pueden negarse en cualquier momento» a realizar una intervención, precisamente porque no son profesionales.

De hecho, no debería ni siquiera llamárseles bomberos voluntarios, porque no son bomberos de oposición. La Diputación es la principal responsable de este tipo de problemas, que se producen de forma recurrente. El domingo fue en un rescate en la cascada (que tuvo que realizar el 112 cuando no le correspondía, indica Prieto), pero horas antes había habido otro incidente en Briviesca.

Ha habido polémica por últimos sucesos como el incendio de una panadería en Villarcayo o un vertido en Briviesca

El vertido de un camión en el área de descanso de la AP-1 no se controló de manera adecuada porque primero se dio aviso a los bomberos de Briviesca y, cuando llegaron los de Burgos, el cloruro férrico ya estaba extendido. Prieto lamenta que, con la existencia de los parques voluntarios, se da aviso a los profesionales demasiado tarde y, en determinados momentos, puede ser un riesgo, sobre todo cuando hay que hacer excarcelaciones o labores de salvamento.

Por ese motivo, la Plataforma de Bomberos Profesionales de Burgos insiste en la profesionalización de los parques, y le vuelve a reclamar a la Junta de Castilla y León que desarrolle la Ley del Fuego. «Los máximos responsables de lo ocurrido son los dirigentes de la Diputación», apunta, pero también hay responsabilidad entre los voluntarios que «ya saben dónde están» y amparan el sistema provincial.

La Junta «se lava las manos»

Por su parte, el PSOE insiste en que los parques provinciales deben profesionalizarse. El diputado Ildefonso Sanz ha recordado que su propuesta pasa por contar con, al menos, una parte de la plantilla como profesionales. Los voluntarios, ahora, no están el servicio permanente y, en muchas ocasiones, cuando surge un aviso hay que andar buscándolos, porque tienen sus propios trabajos. «Así no puede ser», insiste el socialista, quien critica que «la Junta se lava las manos», pues el servicio es de su competencia directa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos