Adif detecta «deficiencias» en el viaducto sobre el Arlanzón del AVE y exige su demolición

De la Serna visitó Burgos en diciembre, habló de un posible retraso pero no dijo nada de este problema/GIT
De la Serna visitó Burgos en diciembre, habló de un posible retraso pero no dijo nada de este problema / GIT

Se ha dado a la empresa seis meses para que redacte un nuevo proyecto, derribe el tablero y construya uno nuevo

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Íñigo de la Serna, ministro de Fomento, estuvo a últimos de diciembre en Burgos y ya habló de que la llegada del AVE a Burgos «podría demorarse». Entonces, De la Serna aseguró que Fomento había detectado «elementos que deben ser rectificados» antes de poner en marcha la infraestructura, unos fallos que retrasarían una vez más el proyecto. Sin embargo, el ministro no especificó en qué consistían esos fallos y, además de los hundimientos observados en la plataforma en la provincia de Palencia, parece que el proyecto presenta alguna deficiencia más.

En concreto, los técnicos de Adif Alta Velocidad han detectado una serie de «deficiencias» en el viaducto sobre el río Arlanzón ubicado entre Frandovínez y Buniel, correspondiente a la Línea de Alta Velocidad Venta de Baños-Burgos, según ha informado el organismo a través de una nota de prensa. Adif ha decidido retirar el tablero del viaducto, y así se lo ha comunicado ya a la contratista. Además, le ha dado un plazo de seis meses para instalar uno nuevo, con 45 días para la redacción del proyecto, 60 para la demolición y 90 para la construcción.

Más información

Desde Adif afirman que los problemas obaservados «no afectan a las pilas del viaducto», pero sí «ponen en evidencia incumplimientos de las prescripciones técnicas que Adif exige a estructuras de estas características, así como del marco normativo vigente». La infraestructura, de hormigón pretensado de 180 metros de longitud, se apoyasobre dos pilas y dos estribos. El problema lo presenta el tablero, así que se exige un nuevo, que cumpla «rigurosamente» con las prescripciones de calidad, lo que retrasará el proyecto del AVE de manera considerable.

Estas deficiencias se han detectado tras la realización de diferentes controles por parte del Administrador de Infraestructuras. Inicialmente, las pruebas realizadas sacaron a la luz daños visibles, arrojando «dudas razonables sobre la seguridad, funcionalidad y durabilidad de la estructura», apunta Adif. De ahí que se encargase una campaña de extracción de testigos del tablero, y se pudo comprobar que las resistencias del hormigón eran inferiores a las exigidas en el proyecto.

El viaducto sobre el Arlanzón forma parte del subtramo Estépar-Variante Ferroviaria de Burgos, de 11,5 kilómetros de extensión, y el que más está haciendo de rogar dentro del proyecto del AVE desde Venta de Baños. Se han dado numerosos plazos de finalización y puesta en marcha de la infraestructura, que han fracasado estrepitosamente, de ahí que De la Serna optase días atrás por no poner fecha, aunque augurando nuevos retrasos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos