ANPBA pide quitar los animales vivos de la Fiesta de Poza de la Sal

Fiesta del Escarrete. /Ricardo Ordóñez/ICAL
Fiesta del Escarrete. / Ricardo Ordóñez/ICAL

La asociación animalista propone que sean sustituidos por reproducciones hechas de goma, cartón piedra o cualquier otro material

EFE. Burgos

La Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA) ha pedido al Ayuntamiento de Poza de la Sal (Burgos) la sustitución de los animales vivos, como gallos y conejos, que participan en la Fiesta del Escarrete, por replicas hechas de goma, cartón piedra, plástico, yeso, arcilla o cualquier otro material.

Ha recordado en un comunicado al Ayuntamiento que el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Burgos dictó una sentencia tras el recurso contencioso entablado por la asociación animalista en la que se ordena a la Junta de Castilla y León abrir expediente por supuesto maltrato animal en la fiesta.

La Junta de Castilla y León había rechazado la denuncia del grupo animalista contra la Fiesta del Escarrete, que se celebró en febrero de 2014 por entender que no había sospechas de maltrato animal. Sin embargo, la sentencia se refiere a informes veterinarios que concluyen que los animales que se emplean en la fiesta sufren«maltrato físico y psicológico injustificado que les provoca sufrimiento» y que padecen estrés.

El propio juzgado, en un oficio dictado en septiembre de 2017, declaró la firmeza de la sentencia, al no haber sido recurrida por las partes demandadas, ni el Ayuntamiento de Poza de la Sal ni la Junta de Castilla y León.

Por ello, ANPBA mantiene que los animales «de carne y hueso» deben ser sustituidos y propone al Ayuntamiento que los más jóvenes del municipio colaboren activamente elaborando a mano gallos y conejos simbólicos, que serían colocados en el centro de la plaza, lo que mantendría el espíritu de la fiesta adaptándola al siglo XXI, y sin necesidad de utilizar animales vivos.

La fiesta, que se remonta a tradiciones de origen pagano, pretende simbolizar la prosperidad de las nuevas parejas de la localidad para lo que se danza en torno a conejos y gallos en la plaza de Poza de la Sal. Aunque antiguamente los animales eran sacrificados, hace años que no se les inflige daño físico.

 

Fotos

Vídeos