Aprehenden 112 kilos de comida caducada y mal etiquetada y 329 litros de licores

Comida aprehendida por la Guardia Civil. /BC
Comida aprehendida por la Guardia Civil. / BC

La Guardia Civil ha practicado cinco inspecciones en otros tantos negocios dirigidas al control de la sanidad alimentaria y de impuestos especiales en materia de alcohol y labores de tabaco

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Guardia Civil ha levantado 19 actas de denuncia a los titulares de cuatro establecimientos comerciales (tres situados en Burgos y uno en la provincia) y a una distribuidora de bebidas alcohólicas, al detectar infracciones administrativas en materia alimentaria, de etiquetado, de tabaco y de impuestos especiales. El total de la aprehensión asciende a 350 unidades de comida mal etiquetada que suman 102 kilogramos; 57 unidades de comida caducada que suman diez kilogramos y 436 botellas y 51 garrafas de licores de alta graduación, que en total alcanzan 329 litros.

Días previos a las denuncias, la comandancia provincial inspeccionaba un establecimiento dedicado a la venta de productos alimenticios ubicado en una población de La Ribera para verificar que se cumplían los requisitos legales sanitarios y de adquisición, venta, etiquetado y depósito. En presencia del responsable del local, se detectaron varias irregularidades por lo que fueron aprehendidas 350 unidades de comida mal etiquetada, otras 57 caducadas y una botella de licor con deficiencias en el etiquetaje.

Las gestiones practicadas por los agentes de la Guardia Civil, bajo sospecha de que se pudiera estar vendiendo bebidas con alto contenido alcohólico sin las debidas garantías legales, les llevaron hasta el almacén que distribuía a éste y otros tres negocios de la capital que también fueron inspeccionados.

Durante el registro de estos negocios se han encontrado numerosas garrafas, botellas con deficiencias en el etiquetado, algunas carentes de número de lote, envases no autorizados ya que la capacidad de los mismos no es la permitida para su comercialización en España. Se han detectado irregularidades en la documentación, destacando que en el interior de uno de los locales de ocio, en el momento de la inspección, fue sorprendida una menor fumando, la cual adquirió el tabaco en la máquina expendedora del establecimiento, sin ningún tipo de restricción o impedimento.