La Batalla de Atapuerca estrenará este año una nueva escena de arquería

Ya está todo listo para la XXIII edición de la Batalla de Atapuerca./GIT
Ya está todo listo para la XXIII edición de la Batalla de Atapuerca. / GIT

Los ejércitos de Fernando I y Sancho III volverán a encontrarse en la localidad para revivir una batalla clave en la historia de Castilla

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Las tropas de Fernando I de Castilla y Sancho III de Navarra volverán a verse las caras un año más en Atapuerca. Casi mil años después de la contienda, centenares de vactores voluntarios participarán en la recreación de una lucha fraticida que se ha convertido, con el paso de los años y el buen hacer de la Asociación de Amigos de Atapuerca, en una cita ineludible del verano burgalés. Y lo harán con algunas novedades.

Colectivos culturales de toda España se darán cita en Atapuerca para participar en la representación de la batalla

Y es que, según ha explicado esta mañana la presidenta del colectivo, Isabel Torrientes, en esta vigésimo tercera edición de la Batalla de Atapuerca se ha incluido una nueva escena de arquería entre las tropas castellanas y navarras. Se pretende así complementar una representación que cuenta con la participación directa de alrededor de 200 actores aficionados y que cada año congrega en la localidad a 4.000 ó 5.000 personas.

Pero como quiera que la representación ha ido ganando adeptos y calidad a lo largo de las últimas dos décadas, la Asociación, en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad, la Diputación de Burgos y diferentes empresas y entidades, ha vuelto a apostar por completar el programa con otras actividades paralelas.

Así, la acción comenzará el próximo miércoles 22 de agosto, cuando está prevista la realización de un pasacalles de las tropas castellanas por las calles de la capital provincial. La comitiva partirá del Museo de la Evolución Humana y tras pasar por la Diputación y varias calles del centro de la ciudad, desembocará en la puerta del Sarmental de la Cartedral de Burgos.

Tras ese aperitivo, la actividad retornará a Atapuerca el sábado 25. Desde primera hora de la mañana comenzará a montarse el ya habitual mercado medieval, que este año contará por primera vez con un taller de herrería. A pocos metros de allí se desplegará el campamento militar, cuyas tropas desfilarán por las calles de la localidad esa noche para prepararse para la batalla al tiempo que los visitantes pueden disfrutar de un concierto de Aldebarán.

Y el domingo, por fin, llegará la lucha. O al menos la representación de la misma, que se llevará a cabo, como viene siendo habitual, a las 18:30 horas en las laderas de la iglesia de San Martín, el mismo escenario en el que el 1 de septiembre de 1054 se dirimió el reparto de tierras entre Castilla y Navarra. Aviso de 'spoiler': ganarán las tropas castellanas de Fernando I, que aprovecharán la traición del caballero navarro Sancho Fortún para vencer la batalla y recuperar así los territorios orientales del entonces Condado de Castilla.

Premio batalla de Atapuerca

Por su parte, la Asociación de Amigos de Atapuerca ha decidido conceder el tercer Premio Batalla de Atapuerca a la Diputación de Burgos por todo el «apoyo recibido desde la primera edición». Un apoyo que, en palabras de Torrientes, se ha manifestado en incontables ocasiones y ha ayudado a que la representación sea lo que es hoy en día. de esta forma, la Institución Provincial se une a la Asociación de la Prensa de Burgos y a José Ignacio Martínez, receptores del premio en los dos primeros años de existencia del mismo.

Interés Turístico

Con todo, la Batalla de Atapuerca puede presumir un año más de ostentar el título de fiesta de Interés Turístico Regional, un reconocimiento concedido en 2017 que hace honor a la trayectoria acumulada por el evento en sus 23 años de vida. Un reconocimiento que, eso sí, la Asociación de Amigos de Atapuerca confía en superar a medio plazo. Y es que, el objetivo final pasa por obtener el reconocimiento de fiesta de Interés Turístico Nacional, cuya concesión deberá esperar, al menos, hasta 2022 si se cumplen todas las condiciones. «Tenemos que esperar cinco años desde la declaración de Interés Turístico Regional para pedirlo. Ya vamos dos y nos vemos con ganas», ha asegurado Torrientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos