La alerta amarilla por tormentas en Burgos evoluciona a naranja

La jornada estará marcada por la amenaza por tormentas/AP
La jornada estará marcada por la amenaza por tormentas / AP

Desde el día de hoy, la provincia tiene activada la alerta naranja por tormentas | El martes se desactiva el riesgo naranja, pero continua el descenso de las temperaturas

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La última semana del mes de agosto comienza movida en lo meteorológico, con una alerta amarilla por tormentas que amenaza a toda la provincia y también a toda la comunidad. Sin embargo, en la tarde de hoy, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha aumentado el riesgo de la alerta y, en lugar de amarilla, ha pasado a ser naranja.

La alerta naranja se ha activado en la zona de la Meseta de Burgos, en el suroeste de la provincia. En el resto, sin embargo, permanece activada la alerta amarilla.

A última hora de la tarde del domingo se hacía notar la lluvia, que venía acompañada por fuertes rachas de viento. Y el lunes ha continuado en la misma dinámica, con un riesgo de tormentas, que podrían ser localmente fuertes.

Burgos es, sin embargo, la única provincia, junto a Valladolid, en la que la alerta naranja por tormenta no viene acompañada por una homónima por lluvia. Esto quiere decir que la posibilidad de que llueva solo está ligada alguna tormenta ocasional pero los chubascos no serán reseñables.

Además, el martes desaparecen las alertas, el tiempo se estabiliza, pero las temperaturas continuarán en descenso, con máximas que se espera que no superen los 27 grados en Burgos capital, 28 en Aranda y 31 en Miranda. También bajarán ligeramente las mínimas, que se situarán entre los 13 y los 15 grados, siendo aún suaves para la época.

La alerta amarilla implica que no hay riesgo meteorológico para la población en general aunque sí para alguna actividad concreta. En cambio, la alerta naranja conlleva que existe un riesgo meteorológico importante con fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales.