Burgos cierra 2018 con 363 donaciones de sangre menos que en el año anterior

Las campañas de información y acercarse a pueblos y barrios suele ser efectivo. /Ricardo Ordóñez / Ical
Las campañas de información y acercarse a pueblos y barrios suele ser efectivo. / Ricardo Ordóñez / Ical

La cifra supone solo un 1,79% menos de extracciones | El total de estas ha sido de 19.950 en toda la provincia

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

La Hermandad de Donantes de Sangre de Burgos finalizó el 2018 con una cifra de extracciones menor que la del 2017. Las cifras «no son alarmantes», reconoce Francisco del Amo, presidente de la Hermandad, pero «no estamos contentos», añade.

El 2018 se cerró con 19.950 donaciones de sangre registradas en toda la provincia, lo que supone 363 extracciones menos que en el año 2017, cuando se anotaron 20.313. Este descenso no es abultado, supone un 1,79% menos de donaciones. Del Amo reconoce que «son malas noticias porque todo lo que sea bajar es negativo pero no hay que alarmarse. Lo difícil con los datos que tenemos en la Hermandad es subir pero esto ni nos gusta ni nos conformaremos nunca».

Lo cierto es que la provincia de Burgos está por encima de la media nacional en donaciones. A nivel de España, la media de donaciones en un año es de 36 por cada 1.000 habitantes. En la provincia burgalesa se sitúa en 20 puntos más, es decir, 56 donaciones por cada 1.000 habitantes.

Del Amo se muestra orgulloso de este dato pero asegura que «no nos relajamos y seguiremos con las campañas. Cada vez que hacemos una campaña o sale una información se nota porque aumentan las donaciones». El presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre de Burgos reconoce que «la gente está concienciada pero refrescar la memoria siempre viene bien».

Por eso son muy necesarias y útiles las campañas de información y de extracción que se realizan en las universidades e institutos. «Lo que se necesita son donantes jóvenes, porque ellos son el futuro, los que tienen que seguir muchos años donando», explica del Amo. En el 2018, la provincia de Burgos ha registrado 1.359 nuevos donantes, sin datos todavía del mes de diciembre.

Esas campañas de extracción en las que se acude a municipios, centros educativos o fábricas para que la gente se anime a donar son «muy efectivas. Todo lo que sea facilitarle a la gente el acto de ir a donar, nos ayuda». A nivel provincial, pocos pueblos aumentan en donaciones en el 2018 pero uno de ellos es Salas de los Infantes con 33 donaciones más que en el 2017.

Igualmente, en la capital burgalesa, uno de los barrios más solidarios es Gamonal. Anteriormente se acudía un sábado de cada mes a extraer sangre para donar, ahora lo hacen dos sábado de cada mes porque siempre hay mucha gente. En el 2018 se registraron allí 1199 donaciones, 250 más que en 2017.

Del Amo anima a la gente a acercarse a donar, «este es un acto totalmente voluntario que debe salir de cada uno pero saber que a cambio de un pinchazo puedes salvar la vida de alguien es muy gratificante». Desde la Hermandad de Donantes de Sangre se estima que con una donación se salvan hasta tres vidas.

 

Fotos

Vídeos