Burgos dice adiós a un verano que comenzó lluvioso y acabó muy seco

Balsa de agua producida por una tormenta en la primera quincena de julio/Patricia Carro
Balsa de agua producida por una tormenta en la primera quincena de julio / Patricia Carro

Durante el mes de agosto únicamente se registraron 0,4 litros por metro cuadrado, cuando el valor normal del periodo es de 23 litros

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Los burgaleses se han despedido de un verano que arrancó con copiosas lluvias, pero que ha finalizado mucho más seco de lo normal. El pluviómetro del aeropuerto de Villafría ha registrado durante los 94 días de estío un total de 63,8 litros por metro cuadrado, aunque se han repartido de una manera muy irregular. Y es que, el 80,88% del agua cayó en el primer mes, es decir, del 21 de junio al 21 de julio.

De hecho, la primera quincena de julio fue especialmente lluviosa. En esos quince días, Burgos recibió del cielo 44,6 litros, cuando el valor medio de los 31 días es de 23,3 litros, según la información que ofrece la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). El domingo 8 y el viernes 6 fueron especialmente aguados con 16 y 12,6 litros, respectivamente. Ambas cifras se corresponden con el primer y segundo día que más llovió de todo el verano.

Pero tras el empacho llegó la sequía. Del 16 de julio al 7 de septiembre únicamente cayó un litro, repartido en cinco días. Esto significa que el mes de agosto fue especialmente árido, puesto que solo se registraron 0,4 litros. El número es muy bajo tanto si se compara con el valor normal del mes, 23; como si se toma como referencia el mismo periodo de 2017. Durante el año pasado, que es recordado por la pertinaz sequía, se anotaron 27,2 litros.

La última parte del verano devolvió las tormentas a la estación. El pluviómetro trabajó de nuevo el 8 de septiembre, cuando recogió 7,2 litros. Fue el penúltimo día que llovió durante la estación cálida, ya que el 17 volvieron las inclemencias. En este caso, la cantidad fue menor, solo de 4,2 litros por metro cuadrado.

Estación más cálida de lo normal

Paralelamente, los últimos meses han sido más cálidos de lo normal. De los 94 días analizados, la temperatura de 73 de ellos ha sido superior a la media del mes correspondiente (16,5 grados centígrados en junio, 19,5 grados en julio y agosto, y 16,1 en septiembre) y únicamente 21 por debajo de la cifra anteriormente indicada. El día más cálido fue el 2 de agosto, jornada en la que el promedio del termómetro estuvo en 25,6 grados. Por el contrario, la fecha más fría fue el 17 de mismo mes, con 14,6 grados.

El momento del verano con el mercurio más bajo tuvo lugar el 18 de agosto a las 5:10 horas, cuando únicamente alcanzó los 8,5 grados; mientras que la temperatura más alta fue 36,7 grados, que se registró el 6 de agosto a las 15 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos