El PP de Burgos llama a la defensa de la escuela concertada tras la aprobación de la 'ley Celaá'

Los procuradores burgaleses del PP, Irene Cortés, Ángel Ibáñez y Máximo López. /GIT
Los procuradores burgaleses del PP, Irene Cortés, Ángel Ibáñez y Máximo López. / GIT

Los 'populares' consideran que es un ataque contra la libertad de elección de las familias | Insisten en que puede ser «un ERE encubierto» para 1.300 profesionales de la educación concertada en Burgos

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Nueva batalla política con la educación como trasfondo. El PP de Burgos ha apelado hoy a defender el actual sistema educativo tras conocer los detalles de la 'ley Celaá', mediante la que el Gobierno socialista pretende modificar parte de la estructura del sistema educativo a dos meses de la cita con las urnas.

En este sentido, el procurador en Cortes Autonómicas, Ángel Ibáñez, ha cerrado filas con los planteamientos puestos sobre la mesa ayer mismo durante el Pleno de las Cortes. Unos argumentos que pasan por la defensa de la libertad de las familias para elegir el centro educativo de sus hijos y del actual sistema educativo, en el que la educación pública y la concertada mantienen un equilibrio. Y es que, según Ibáñez, la defensa de la educación pública «no es contraria» a la de los colegios concertados, que suponen un complemento.

En el caso de la provincia de Burgos, ha recordado, alrededor del 30% de los centros son de carácter privado concertado y cuentan con una plantilla conjunta de alrededor de 1.380 profesionales. De esta forma, acabar con la educación concertada supondría, a su juicio, «un ERE encubierto» para todos esos profesionales.

En este sentido, Ibáñez ha insistido en la necesidad de mantener las actuales deducciones en el IRPF para familias con niños escolarizados en la escuela concertada, ya que eso garantiza la mencionada «libertad de elección» del centro.

A mayores, los 'populares' burgaleses también critican los criterios establecidos por el Gobierno en torno a la educación para alumnos con necesidades especiales, ya que el anuncio de la posible inclusión progresiva de dichos alumnos en centros normales hace temer al PP un paulatino cierre de los centros especiales. Y, a su juicio, éstos son «fundamentales».

Por todo ello, y entendiendo que la propuesta de ley del Gobierno se basa en la «confrontación» y no cuenta con el necesario «consenso», los 'populares' burgaleses han asegurado que se mantendrán «muy beligerantes» en este asunto, haciendo un llamamiento a los socialistas para que den marcha atrás.