Burgos registra la caída más pronunciada de viajeros de la región

Imagen de archivo de turistas en la capital burgalesa./Gabriel de la Iglesia
Imagen de archivo de turistas en la capital burgalesa. / Gabriel de la Iglesia

92.323 personas se hospedaron en septiembre en los hoteles, moteles, pensiones y hostales de la provincia, el 7,81% menos que en el mismo periodo de 2017

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El Instituto Nacional de Estadística (INE) vuelve a dar un dato negativo de la provincia relacionado con el turismo. Según la última estadística emitida al respecto, el pasado septiembre se alojaron en los establecimientos hoteleros burgaleses 92.323 personas, el 7,81% menos que en el mismo periodo del año 2017.

Esta drástica caída ha provocado que Burgos tenga el dudoso honor de ser el territorio de Castilla y León donde más se resentido, tanto de manera relativa como absoluta, la afluencia de visitantes. En términos absolutos, el descenso en el noveno mes es de 7.820 personas menos, lo que eleva la caída de clientes en lo que llevamos de año a 31.584.

Y es que de los 719.732 viajeros que se hospedaron en los tres primeros trimestres del año pasado en alguna de las instalaciones hoteleras de la provincia, que según la legislación autonómica engloba a los hoteles, hoteles apartamento, moteles, hostales y pensiones, se ha pasado en el mismo periodo de 2018 a 688.148 personas, un 4,39% menos.

Para desgracia del sector, esta caída no es cosa de un día. La tendencia negativa comenzó en primavera, se prolongó en verano y continúa durante el otoño, al menos durante los primeros días.

Tres provincias más de la comunidad autónoma tienen un balance negativo. Se trata de Salamanca, Valladolid y Soria, pero en los dos primeros casos los porcentajes son inferiores al -1% (0,04% y 0,32%, respectivamente). Solo Soria (-6,55%) tiene un dato más cercano al burgalés, pero aún así la diferencia es de 1,26 puntos porcentuales.

En el lado contrario se sitúan Zamora, que marcó el récord de subidas con una diferencia al alza del 8,30%; Palencia, que aumentó el 7,57%; León, que creció el 4,42%; Ávila, que subió el 1,15%, y Segovia, que incrementó sus cifras en un 0,31%. No obstante, estos ascensos no valieron para que la comparación total de la región fuera positiva, ya que el número total de personas que durmieron en una instalación hotelera fue el 0,27 inferior respecto a septiembre de 2017.

Menos pernoctaciones

Al igual que el número de viajeros, la cifra de pernoctaciones en la provincia cayó el 6,74%. La caída es la más elevada desde el mes de mayo y la segunda mayor del mes de septiembre en Castilla y León. La bajada en León, del 8,57%, es la única que supera a la registrada en tierras burgalesas.

En términos absolutos, los turistas que utilizaron un servicio hotelero en septiembre sumaron 9.792 noches menos que en el mismo periodo de 2017. El descenso total de pernoctaciones en lo que llevamos de año es de 42.959, el 4,03%. la buena noticia es que la estancia de un visitante en Burgos creció, aunque apenas un 0,02 días. En el pasado mes, el periodo medio fue de 1,47 días y doce meses antes, de 1,45 días.

Menos habitaciones

Además, el análisis del INE se extiende a otros ámbitos del sector. Sus cálculos hablan de que en el pasado mes de septiembre hubo 208 establecimientos abiertos, tres menos que en el año anterior. Igualmente, la cifra de habitaciones cayó de 4.921 a 4.822 y el número de plazas estimadas descendió de 9.077 a 8.950.

Las comparaciones también son negativas en el grado de ocupación de plazas, que pasaron del 52,73% en el noveno mes de 2017 al 50,09% en el mismo periodo de 2018. En fin de semana, los porcentajes son del 59,78% y del 58,28%, respectivamente. Asimismo, el grado de ocupación de habitaciones pasó del 58,34% al 57,27%.

En cambio, el INE calcula en que los alojamientos hoteleros trabajaron en el pasado septiembre 1.111 empleados, 14 más que en el noveno mes de 2017.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos