La campaña Pro Templos de la diócesis celebra su duodécima edición

Acto de presentación de la campaña del 2018/AIA
Acto de presentación de la campaña del 2018 / AIA

La colecta se pone en marcha el domingo 12 de agosto

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

La XII edición de la campaña Pro Templos, organizada por la Archidiócesis de Burgos, se llevará a cabo el próximo domingo día 12 de agosto. El objetivo que persigue esta iniciativa es buscar ayuda para las parroquias que no pueden sumarse a los distintos convenios de las Administraciones Públicas, como el de las Goteras de la Diputación Provincial, para conservar o rehabilitar sus templos.

Este 2018 se desarrollará bajo el lema «Grietas, heridas de nuestros pueblos». Vicente Rebollo, vicario para los asuntos económicos, ha querido explicar el por qué de este lema, ya que considera que «el templo es un pulmón para las villas de la provincia». En definitiva «un lugar de referencia cultural que ayuda a juntar a la gente», ha continuado.

Además, ha añadido que le sumaría varios apellidos. El primero de ellos, «del patrimonio», ya que ayuda a mantenerlo en pie. «De la urgencia», porque ayudan a los templos de los pueblos más pequeños para evitar daños más graves. «En favor de los más débiles», ya que se destina a aquellos que no disponen de fondos propios. Y por último «de la esperanza», en relación a la colaboración que se espera por parte de los pueblos.

«Esperanza y realidad» ha resaltado durante la presentación de la campaña, Vicente Ruiz de Mencía, miembro del consejo de asuntos económicos de la diócesis, que ha explicado que «las necesidades de los templos no cesan y que cada vez son mayores». Por ello, «no conviene relajarse, es un momento de intensificar la generosidad y la colaboración», ha concluido Ruiz de Mencía.

Durante este año ya se han realizado obras en nueve iglesias diferentes de toda la provincia, pero aún se actuará en unas cuantas más. Miguel Ángel Ortega, arquitecto técnico del Arzobispado, ha declarado que se trata de obras de mantenimiento, que no son reparaciones sino pequeñas intervenciones como goteras, arreglos en los nervios de las bóveda, cornisas que presentan peligro, pavimento afectado por las termitas. Obras que no entran en ningún convenio y que ayudan a evitar otras de mayor calado. Pequeños parches que ayudan a aguantar al templo durante otros cuantos años.

En estos doce años que se lleva realizando la campaña han sido intervenidos un total de 494 templos lo que supone casi la mitad de los templos de la diócesis y se han recaudado 618.189 euros. Por ejemplo, en 2017 se intervino en un total de 47 templos lo que supone la cifra más alta en los últimos años con una inversión total de 1.563.430 euros aportados entre las parroquias, el Arzobispado y la Diputación. La Junta, por su parte, invirtió 670.660 euros en ocho edificios BIC (Bien de Interés Cultural).

A pesar de la labor que llevan desempeñando durante estos años aún son más de 80 templos los que aparecen en el censo de edificios en peligro de ruina.

 

Fotos

Vídeos