Del cerdo, hasta los andares

La matanza ha abierto la feria de la morcilla en Quintanar/BurgosConecta
La matanza ha abierto la feria de la morcilla en Quintanar / BurgosConecta

Quintanar de la Sierra ha celebrado su primera jornada de la Feria de la Morcilla, con el cerdo como protagonista

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Pese al frío, el ambiente ha estado animado en la primera joranda de la Feria de la Morcilla de Quintanar de la Sierra. La cita gastronómica, que continuará mañana sábado, ha arrancado con una matanza. El cerdo se ha expuesto en la Plaza Mayor, se le ha chamuscado y, a continuación, se ha procedido a su despiece. Y todo prefectamente explicado, para que el público asistente conozca de primera mano los pasos de la matanza al estilo tradicional.

La alcaldesa de Quintanar, Montserrat Ibáñez, ha asegurado que el acto ha sido «todo un acontecimiento», pues junto con el despiece se han asado chorizos, careta y pancenta, que luego se han entregado gratuitamente a los asistentes. Previamente, se había repartido también moscatel y pastas de anís típicas de la zona. Y, mientras, Benita, carnicera de toda la vida, ha estado cociendo las morcillas dulces. Espectacular.

De este modo, la III Feria de la Morcilla ha acogido este año, por primera vez, la fiesta de la matanza, a modo de complemento. En el salón municipal estarán, hasta última hora de la tarde mañana, los 10 puestos de Burgos Alimenta. Entre ellos, el de Ángel Antón, el único productor de morcilla dulce. Ibáñez ha recordado que la cita busca promocionar este producto típico, con un sabor muy especial, dulce. Suele gustar al que lo prueba, pero que es un gran desconocido, ha apuntado la alcaldesa.

Por ese motivo, en Quintanar tienen estos días una oportunidad de probarlo, pues la feria incluye una ruta de pinchos de morcilla por bares del municipio. También, en los restaurantes hay menú especial a base de mantanza y, mañana sábado, reparto gratuito de cocido.

Además, los que disfruten de la ruta del pincho podrán entrar en el sorteo de tres premios muy especiales (una comida para dos personas en Casa Ramón, un lote de vino y una sesión de Spa en Las Mayas). Y también se sorteará entre los participantes el cerdo protagonista de la matanza. De una manera o de otra, de Quintanar no se saldrá con las manos (y el estómago) vacías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos