Los ciclistas disfrutan en Burgos de cinco rutas seguras, a falta de señalización

La BU-800 es la primera ruta señalizada y la única con limitación de velocidad/IAC
La BU-800 es la primera ruta señalizada y la única con limitación de velocidad / IAC

La primera de las rutas, en la BU-800, está señalizadad desde enero y es la única con limitación de velocidad/Las cuatro restantes están ya delimitadas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Las rutas ciclistas seguras son una realidad en la provincia de Burgos. Los cinco itinerarios escogidos entre los más utilizados por el colectivo ciclista están delimitados y los propietarios de las vías, advertidos de la necesidad de mantener los arcenes en condiciones óptimas que faciliten la circulación de las bicicletas. Ahora solo falta la señalización que indique a los conductores que no son los únicos usuarios de la carretera.

El jefe provincial de Tráfico, Raúl Galán, ha recordado que la primera de las rutas ciclistas se inauguró, con la señalización oportuna, a finales de enero. Se trata de la BU-800, desde Pisones con dirección a Cardeñadijo, y el tramo seguro abarca 15 kilómetros circulares. La señalización no solo alerta de la presencia de ciclistas, sino que también informa de una limitación en la velocidad, de tal modo que los domingos y festivos por la mañana solo se puede circular a un máximo de 70km/h.

Una limitación que no se aplicará en las otras cuatro rutas seguras definidas en Burgos, ha apuntado el jefe provincial. Este tramo de la BU-800 está frecuentado, de manera habitual, por ciclistas noveles o familias; además, se trata de un tramo corto de 15 kilómetros. Sin embargo, en los otros cuatro casos las rutas afectan a vías completas, en las comarcas de La Ribera, Juarros y La Bureba, utilizadas por ciclistas profesionales, así que la limitación de velocidad era «inviable».

Por ese motivo, la señalización de las rutas es menos perentoria. En estos casos, las señales avisarán a los conductores de que comparten vía con ciclista, de que deben extremar la precaución, pero sin limitaciones de velocidad, ha insistido Raúl Galán. El proyecto para la instalación de la señalización sigue paralizado, a la espera de la resolución de los trámites técnicos oportunos, pues se enmarca en un contrato estatal, pero las rutas ya están definidas y la Guardia Civil les presta especial atención.

Una nueva realidad

El objetivo de la iniciativa es fomentar la convivencia, recordando a los conductores que no son los usuarios únicos de las carreteras, y que pueden encontrarse con ciclistas, lo que les obligará a modificar su conducción. En concreto, la presencia de bicicletas en la vía obliga a moderar la velocidad y, ante un adelantamiento, guardar como mínimo un metro y medio de distancia de seguridad, apunta Galán.

Las administraciones, comenzando por la Dirección General de Tráfico, ya están adaptando normativas y reglamentos a «los nuevos tiempos». El jefe provincial reconoce que «el protagonista ya no se el vehículo».Las bicicletas son cada vez más frecuentes en carreteras ordinarias, también en las ciudades, y se debe regular la circulación, favoreciendo la convivencia y garantizando la seguridad de peatones, ciclistas y conductores.

 

Fotos

Vídeos