El Colegio de Médicos pide que las agresiones a sanitarios sean consideradas delito de atentado

Imagen de archivo de un quirófano/Henar Sastre/El Norte
Imagen de archivo de un quirófano / Henar Sastre/El Norte

En Burgos se han resgistrado tres agresiones a sanitarios en lo que llevamos de año

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Colegio de Médicos de Burgos, sumándose a la campaña nacional por el Día contra las Agresiones a Sanitarios, reclama que las agresiones a los profesionales de la Sanidad sean consideradas un delito de atentado. Lo hace después de que se haya implantado en la provincia la figura del Interlocutor Policial Sanitario, para que «ninguna agresión quede sin denunciar» y con el ánimo de que la profesión médica recupere el respeto perdido en los últimos años.

El Observatorio Nacional de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC), que se puso en marcha hace ocho años, ha dado a conocer este 15 de marzo los datos de violencia contra sanitarios registrados en 2017. Se han contabilizado 515 casos frente a los 495 del año anterior, lo que supone un aumento del 4%. Se ha notado un moderado crecimiento en las conductas violentas en el ámbito sanitario durante los últimos quince años, si bien el colectivo profesional reconoce que las denuncias son solo la punta del iceberg en una realidad que va mucho más allá.

En Burgos no se cuenta con datos de años anteriores, pero sí con registros de 2018. Y en los tres primeros meses del año se han producido, al menos, tres agresiones a sanitarios en Burgos, Belorado y Miranda de Ebro. El Colegio de Médicos insiste en que son los datos a los que ellos tienen acceso, que suelen ser superados por la realidad.

La OMC considera positivo que este tipo de conductas violentas se comuniquen, aunque lamenta que, en muchos casos, tienen relación con situaciones que se vienen denunciando como la masificación de las urgencias, la falta de equidad en la atención sanitaria, el aumento de las listas de espera o la precariedad laboral de los profesionales.

Lesiones, amenazas, coacciones, maltrato, injurias y/o vejaciones centran la mayor parte de las 3.429 agresiones que han sufrido los médicos en el ejercicio de su profesión en toda España en los siete últimos años, según los datos del Observatorio. De los casos de violencia que se contabilizaron, el 12% de ellos acabó con lesiones, el 31% fueron insultos y el 57% amenazas. Estos episodios cercenan la confianza médico-paciente, incrementan el estrés laboral del médico y es una agresión tan grave como la física.

El Interlocutor Policial Sanitario

Ante la entidad del problema, el Ministerio del Interior, a través de la Secretaría de Estado de Seguridad, ha puesto en marcha la figura del Interlocutor Policial Sanitario. Una nueva respuesta policial, integral y transversal para esta lacra, que está constituida por una actuación coordinada y la adopción de medidas que refuerzan las ya existentes en un marco de actuación más amplio.

En Burgos, el Colegio de Médicos de Burgos, en coordinación con la Subdelegación del Gobierno y los Cuerpos y Fuerzas del Estado, presentó hace un mes el protocolo de actuación para reducir las agresiones a sanitarios. En este sentido, el presidente del Combu, Joaquín Fernández de Valderrama, reconoció que «el 45 por ciento de los médicos sufren algún tipo de agresión a lo largo de su vida profesional», por lo que cree que este protocolo ayudará a los profesionales a dotarse de medios para que «las agresiones no pasen como si nada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos