El Comité de Empresa de Aspanias plantea movilizaciones de cerca de 600 personas

Uno de los comités de empresa se han reunido esta mañana en el edificio Sindicatos/IAC
Uno de los comités de empresa se han reunido esta mañana en el edificio Sindicatos / IAC

Los profesionales asistenciales y trabajadores con discapacidad se encuentran en una situación «intolerable», aseguran desde UGT

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Se agota la paciencia. Los distintos conflictos laborales que tienen los trabajadores de Aspanias, tanto de atención a los usuarios, como con discapacidad, siguen aflorando. Esta mañana, uno de los tres comités de empresa se ha reunido en el edificio Sindicatos para establecer un calendario de movilizaciones en el que se caben manifestaciones, huelgas y paros laborales de un montante total cercano a los 600 trabajadores.

Se trata de una reacción a la pasividad de la gerencia de Aspanias, quien, a juicio del Rafael Lacalle, secretario de uno de los comités de empresa, «está muy cómoda» porque mientras no se firma un nuevo convenio colectivo que reemplace el agotado en 2014, la empresa sigue ahorrándose mucho dinero. Y es que, según explica Lacalle, «la práctica totalidad de los profesionales de apoyo tienen congelados sus salarios desde 2014». Además, añade: «Llevamos más de dos años negociando el convenio y la actitud de la gerencia es más que cuestionable porque están posponiendo continuamente las reuniones».

Lo último que saben en este comité, es que la empresa tiene que mandar una nueva oferta de convenio colectivo, después del que se presentó en junio fue rechazado por introducir, incluso, «retrocesos en las condiciones laborales». Es más, Lacalle señala que en el ámbito estatal se están negociando las condiciones laborales de personas con discapacidad y los planteamientos salariales son mucho más elevados que los que manejan actualmente en la Fundación CISA (Central Integral de Servicios de Aspanias).

La empresa tiene pendiente presentar una nueva propuesta de convenio colectivo

Y es que, los empleados con discapacidad perciben un salario base por debajo al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), dado que aquellos que tienen complementos como el de nocturnidad son tenidos en cuenta para alcanzar esa cifra de 735 euros. Por su parte, los trabajadores asistenciales cobran poco más que el SMI, en contraste con los salarios de los empleados de la gerencia, que «tienen condiciones muy superiores a las que tienen sus convenios», critica Lacalle.

Los representantes de los trabajadores también advierten de una sobrecarga constante y de traslados forzosos en un momento en el que, además desde «la gerencia está transmitiendo informaciones a las familias que no son ni reales ni veraces». Y todo esto se traduce un descontento que va en aumento y que los trabajadores quieren sacar a la calle.

Más información

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos