La criminalidad creció un 4,5% en Burgos en 2018, que se cerró con tres asesinatos

Imagen de la concentración en Burgos tras el asesinato de la joven Silvia Plaza/BC
Imagen de la concentración en Burgos tras el asesinato de la joven Silvia Plaza / BC

Se registarron 11.657 infracciones penales, casi 500 más que en 2017 | Destacan los 886 robos con fuerza y los 64 delitos contra la libertad sexual

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La provincia de Burgos registró 11.657 infracciones penales en 2018, lo que supone un incremento del 4,5% con respecto a los datos del año anterior, según las últimas estadísticas publicadas por el Ministerio del Interior. El aumento en números absolutos es de casi 500 infracciones penales, acercándose a la última peor cifra de los últimos cinco años, registrada en 2014 con 11.940 infracciones penales.

Del total, tres fueron homicidios o asesinatos consumados, los del anciano asesinado por un compañero de residencia en Rabé de las Calzadas (en plena Semana Santa); la joven Silvia Plaza, asesinada por su expareja en 30 de abril en Burgos; y la del joven arandino que fallecía tras recibir un navajazo en diciembre. A ellos se suman otros tres homicidios o asesinatos en grado de tentativa, cuando en 2017 se regitró un único hecho de estas características en la provincia.

Al margen de los hurtos, que fueron 2.958, el tipo de delito más frecuente son los robos con fuerza en domicilios o establecimientos. El pasado año la crifa ascendió a 886, 207 más que en 2017; de ellos, 666 se produjeron en domicilios particulares. También hubo 148 robos con violencia e intimidación, veinte más que en el año anterior, y 104 sustraciones de vehículo.

Burgos, Aranda y Miranda

El informe elaborado por el Ministerio del Interior ofrece datos de las tres ciudades con más de 30.000 habitantes de la provincia, Burgos, Aranda y Miranda. Asi, sabemos que en la capital se registrron 264 robos con fuerza en domicilios o establecimientos, frente a los 71 de Aranda o los 124 de Miranda.

Además, hubo 102 robos con violencia e intimidación, mientras que en Aranda fueron únicamente 8, y 19 en Miranda. 36 fueron los delitos relacionados con el tráfico de drogas en la capital, frente a los 3 de Aranda y los 5 de Miranda, y en cuanto a lo delitos relacionados con lesiones o riñas, en Burgos se contabilizaron 62, en Aranda fueron 11 y en Miranda, 10.

Por lo que respecta a los delitos contra la libertad sexual, fueron 30 en la capital, 5 en Aranda y 7 en Miranda. Los homicidios se reparten entre Burgos, Aranda y Rabé de las Calzadas, y las tentativas se quedaron en la capital burgales.

En total, Burgos registró 5.670 infracciones penales, mientras que en Aranda fueron 1.369 y en Miranda, 10.030..

La estadística de Interior muestra también el número de delitos contra la libertad sexual, que supusieron 64, prácticamente la misma cifra que en 2017. Se dividen entre 6 agresiones sexuales con penetración, tras más que en el año anterior, y 58 delitos generales contra la libertad sexual. SE registraron igualmente 119 delitos graves o menos graves por lesiones o riñas tumultuarias, y 69 por tráfico de drogas.

El resto de actos hasta sumar las 11.657 infracciones penales se computan bajo el amplio epígrafe de otros delitos, de menor gravedad en la mayor parte de los casos, que ascienden a 7.303. Así, Burgos es una de las provincias de Castilla y León con mayor número de infracciones penales, aunque no llega a los niveles de Valladolid, con 17.073 delitos, o León, con 15.606.